sábado, 27 de octubre de 2012

De Condes, Abates y Castillos


Hacer una película basada en una novela tan exitosa y larga como “El Conde de Montecristo” de Alejandro Dumas (padre) no es tarea sencilla. Tampoco es sencillo un análisis de comparaciones entre el film y el libro debido a la gran cantidad de personajes y situaciones que se presentan. Por lo que tomaremos una resolución: analizar la escena de la prisión como parte para estudiar toda la historia. Motivado esto por ser el capítulo de la novela “más cinematográfico” y un punto de inflexión. Será allí donde el personaje principal, Edmundo Dantés, inicia su idea de venganza (paradigma de la historia), convirtiéndose en el Conde de Montecristo.

-----------------------

Los actores de The Count of Monte Cristo, film del año 2002  dirigido por Kevin Reynolds, que protagonizan la escena de la prisión son: James Caviezel (Edmundo Dantés) y Richard Harris (Abate Faria), a los que habría que sumarle sólo por esta vez al personaje que interpreta Michael Wincott (Dorléac).
En la adaptación de Reynolds se tomaron demasiadas licencias en cuanto a los vínculos entre los personajes y además se buscó “modernizar” la trama para que pareciera lo más contemporánea posible -El libro fue publicado en 1845 -. Es una adaptación en donde se elimina la nube dramática que cubre a la novela para hacer la película lo más dinámica y pura de aventuras, sin buscar otra pretensión que entretenimiento y dejando a la historia huérfana de emoción, con una venganza precipitada y sin tensión. Se descuida la reflexión y el cambio existencial que opera en el personaje de la novela mientras está en prisión.

Lo más sobresaliente es que justo en esta escena encontramos a la mejor interpretación de la película: el veterano irlandés Richard Harris como el anciano Abate Faria, compañero de cautiverio de Edmundo. Si alguien trata de imaginar un actor perfecto para este personaje, helo aquí. Explotan al máximo su apariencia física y su pícara presencia. El aspecto técnico es lo segundo a destacar. Se han cuidado mucho la fotografía, las locaciones y los vestuarios. El Castillo de la isla de If es una cárcel para los inocentes que cuestionan al poder establecido. Los interiores se situaron en los estudios irlandeses y los exteriores de la prisión en la Isla de Comino, en Malta, allí también hay un  castillo al borde de unos acantilados.

video

video


Algunos de los aspectos que no se cuidaron son, por ejemplo, lo inverosímil del paso del tiempo de los actores, que no varía para nada tras 20 años…el imberbe Edmundo no es reconocido en la barba cuidada y refinada del Conde (algo así como sucede con las gafas y el jopo en Clark Kent y Superman).  
El otro gran desacierto es el embarullado final del film. Se producen encuentros y resoluciones al estilo de una novela televisiva mexicana. Pero creo que con un buen balde de pochoclos y una pizca de atención se deja llevar.

6 comentarios:

  1. existe una pelicula mexicana llamada el conde de montecristo, con el actor arturo de cordoba, te recomiento la vea y des tu reseña y opinion en tu blog, felicidades por tu trabajo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias... no la conocía. Recién la busqué y me di cuenta que es ¡de 1941! la voy a tener en cuenta para las próximas publicaciones sobre Montecristo. Saludos desde Argentina!

    ResponderEliminar
  3. Vi una reseña en un blog en que a veces entro.
    http://alcineconsara.blogspot.com.ar/2015/02/la-venganza-del-conde-de-monte-cristo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Demiurgo! Siempre tan atento a todo lo que pasa. Si, conozco el Blog de Sara, ya mismo me doy una vuelta por allá.

      Abrazo!

      Eliminar
  4. Me acaban de remitir a tu blog precisamente porque esta semana he hecho yo ya crítica de "La venganza del conde de Monte Cristo"
    Muy interesante tu entrada.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar Sara, ya mismo voy a ver tu reseña y comentó allá.
      Seguimos en contacto

      Saludos!

      Eliminar