sábado, 6 de diciembre de 2014

Conquistador Conquistado: Álvar Núñez Cabeza de Vaca

Por acá, por el fondo de Sudamérica, el nombre de Alvar Núñez Cabeza de Vaca es célebre por ser el primer europeo que dejó registro de su encuentro con las Cataratas del Iguazú (situación tragicómica de la que nos encargaremos en otro momento). Pero hoy no hablaremos de ese (su segundo viaje a América) sino del primero, aquel que dejó registrado en sus notas de viajes editadas bajo el nombre de “Naufragios”.
Lo interesante al leer esta historia es el impacto que causa ver a un hidalgo con armadura y deseos de riquezas que de un día para otro se encuentra desnudo frente a las amenazas del Nuevo Mundo. Como se verá no fue el típico colonizador, pero aquí queremos resaltar que tampoco fue (como algunos tratan de hacernos notar) un salvador para los indígenas, ni que tampoco fue un abogado de la paz. Fue el artífice de una conquista diferente en la cual tan solo el instinto de supervivencia y las diferentes casualidades lo llevaron a tener una relación distinta con las tribus de Norteamérica, aunque hay que aclarar que en sus escritos hay un sentimiento subrepticio que no lo abandona, nunca dejó de ser del todo el tesorero de una Expedición de Conquista para la Corona Española.
También es célebre por ser uno de los grandes caminantes de la historia, en esta expedición tuvo que recorrer a gamba desde el este hasta el oeste del territorio (actual) de frontera entre EEUU y México, de Florida a California, durante 7 años.

En 1527 partió desde Sanlúcar de Barrameda en la expedición fallida de Pánfilo de Narváez (aquel "enemigo" de Cortés), con el objetivo de conquistar Florida y buscar la Fuente de la Eterna Juventud, la leyenda hacía creer que podía estar allí. De los 600 hombres, 140 abandonaron en Santo Domingo y se calcula que en Cuba, luego de una tormenta murieron otros 70. En la Bahía de Tampa se encontraron con los primeros indígenas, hicieron un par de expediciones por los pantanos de Florida (donde fueron recibidos con flechas y otras situaciones no muy amistosas) y luego por la desembocadura del Mississippi, hasta que perdieron sus barcos. Tuvieron que comerse los pocos caballos que tenían e improvisar herramientas con espuelas y partes de ballestas para construir precarias canoas.  Entre los huracanes, tempestades, pestes y falta de comida (como se ve, la venían pasando de diez) fueron perdiendo varios hombres hasta que las barcas de Cabeza de Vaca y Pánfilo (¡tenía que ser Pánfilo!) se separaron, por lo que Cabeza de Vaca y 14 hombres fueron abandonados a su suerte y llegaron a la actual Galveston, donde una tribu los capturó y repartió como sirvientes entre sus familias.
A partir de ahí comienza la verdadera aventura de Cabeza de Vaca, y por lo cual vale contar su historia. En un principio en su relato se habla de metales, de riqueza, de seres inferiores a quienes hay que conquistar y de a poco comienza a hablarse de maíz, mantas y hermanos indígenas. Se empapó con la cultura de diferentes tribus, mezcló sus conocimientos en medicina con el chamanismo, lo que le permitió convertirse en curandero y así ser respetado por los indios. Luego ofició de mercader entre las diferentes tribus lo que lo llevó a recorrer grandes territorios hacia el oeste (por las cercanías del Río Bravo) y aprehender sus idiomas e idiosincrasia.
Hasta que después de una expedición fallida y de pasar numerosos días (y hasta meses) de hambre por los desiertos para conseguir el regreso a Europa, se encuentra por casualidad con un grupo de antiguos compañeros y consigue organizar el regreso. Aunque para ello tuvieron todavía que caminar y caminar, ahora hacia el sur, el territorio actual de México (Culiacán, Compostela, ciudad de México).

Lo más interesante de su relato se da sobre el final, y deja en evidencia la ambivalencia constante de Cabeza de Vaca al escribir. Al Conquistador en busca del “Paraíso” que representa América, se le empieza a caer el disfraz y ya no ve la hora de rajar de ese “Infierno” en el que se encuentra Conquistado. También hay una parábola (una curva) que describe los sentimientos de Cabeza de Vaca acerca de lo que le ocurría. Durante su estadía en América todo era chamanismo, hechos mágicos de la Naturaleza y espiritualidad. Pero tanto antes de poner un pie en esta tierra como cuando está por irse, las situaciones son física, materialess: se hablará de metales, medicina europea, dinero y el uso del evangelio para dominar a los indios.
Es así como a partir de este relato nació la “Leyenda de Las Siete Ciudades”, un mito parecido al de “El Dorado” en donde se aseguraba que las ciudades del oeste de Norteamérica estaban llenas de oro.

Recomiendo leer el libro, aunque para los que se sienten más cómodos con lo audiovisual, pueden ver la película "Cabeza de Vaca", una producción mexicana de 1991 y fue dirigida por Nicolás Echevarría con guión de Guillermo Sheridan.
 El film arranca justamente con el naufragio, condensando todo el principio de la historia en frases que dirá Pánfilo de Narváez (¡tenía que ser Pánfilo!). Así, el guión nos vuelve a mostrar la visión del Cabeza de Vaca mítico, aquel que para los indígenas tenía poderes sobrenaturales intercalándolo con el hidalgo desnudo y hambriento perdido en el desierto.
La ambientación es excelente, los escenarios donde se dan las secuencias están muy bien logrados y creíbles con bastante rigor histórico, pero Juan Diego, el actor principal por momentos sobreactúa y teatraliza lo que debieran decir las imágenes y su silencio.


 Aparecen personajes a los que Cabeza de Vaca jamás describió en su relato (y algunos como el enano ni siquiera nombró), pero como dijimos es una libre interpretación del texto y vale. Por momentos la metáfora de las secuencias es muy directa (rozando lo burdo), como por ejemplo cuando Cabeza de Vaca observa a una iguana atada a un palo que al intentar escaparse se enreda cada vez más, como una descripción de lo que le sucede a él mismo, incluso se muestran secuencias de el tropezando, dando vueltas en círculos y zambulléndose en un río de acuerdo con la escupida que sufre la iguana. Algunas secuencias como la del ritual chamánico están mejor logradas y nos demuestran ese choque entre la medicina europea que conocía Cabeza de Vaca y la curación mágica de las tribus, a la que la sugestión colectiva ayuda a sanar; y al mismo tiempo esa parábola espiritual que sufrió Cabeza de Vaca.
El film es algo espectacular e hipnotizador y se centra más en la aventura, aunque basa su estructura en una filmación del tipo documental (de estilo antropológico), con ambientaciones y situaciones muy verosímiles.
El encuentro con el Viejo mundo es descrito en “Naufragios” a través de un objeto (no diré cual) y en la película a través de otro (incrustado en el cuerpo de un indígena), otra de las libres interpretaciones para darle mayor impacto al film, y que también vale.
El final del film es una interpretación libre del director, pero tiene una gran simbología de lo que fueron todas las Conquistas en América.

Si leen el libro o ven la película avísenme y debatimos ciertos detalles que todavía están frescos.

A la memoria de Alvar Nuñez Cabeza de Vaca.
Frodowhisky.

12 comentarios:

  1. Interesante historia, que me recuerda la sección cultural de La venganza será terrible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cada tanto Dolina habla de Cabeza de Vaca, ese día por ejemplo: http://venganzasdelpasado.com.ar/posts/la-venganza-sera-terrible-del-26-06-2013
      formó parte de una charla sobre grandes caminantes. El tercero era buenísimo, le pagaban para que publicite algún producto por los pueblos o incluso por propaganda política y tuvo una muerte muy irónica. Recomiendo escuchar ese programa.
      Abrazo

      Eliminar
  2. interesantísimo.... y que bueno que queden datos de estas expediciones... siempre pensé en leer mas de esto... se consigue fácil la peli? está en la web?


    otra cosa.... como te fue en la inauguración??? contá!!! y este lunes feriado está abierta? no creo pero bueno, quiero saber...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me la había descargado hace muchísimo de la web, ahora no se donde se consigue.
      El día de la inauguración muy bien, pero ayer con los 35 grados y hoy con la tormenta se complicó. El lunes es el único día que está cerrado. La revancha desde el martes hasta el próximo domingo, y cerramos.
      Igual después subo las fotos en alguna próxima entrada.
      Abrazo

      Eliminar
    2. ok... pero ir voy a ir master....

      Eliminar
  3. Extraordinarias estas historias; te ponés a pensar por lo que debieron pasar y decís "estaban locos"; más allá de si vinieron en misión por tal o cual cosa, de la ambición de poder y dinero y largos etcéteras... a ver si encuentro la peli para verla.
    Saludos.
    SirThomas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a mi me vuelve loco que más allá del deseo de riqueza algunos de estos tipos se cruzaban al océano convencidos de que iban a encontrar "El Dorado", "La Fuente de la Eterna Juventud" o cualquier otra de esas leyendas.
      Si encontrás la película avisá, JLO te lo agradecerá.
      ¡Gracias por pasar Sir!

      Saludos

      Eliminar
  4. Buenas, era hora de que me dignara a pasar por acá. Muy buena entrada! Me gustó mucho el tratamiento de tema histórico con humor (otra coincidencia). A propósito, me copé con la existencia de una peli sobre el Cabeza de Vaca. En una peli, siempre hace falta un pánfilo y en esta más que en cualquiera.
    Abrazo cuervo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, seguiremos de cerca tus publicaciones. Gracias por pasar.
      Con respecto al humor en este caso traté de ser sutil, pero con un tipo llamado Pánfilo se complicó bastante.
      Abrazo cuervo, semana clave.
      ¡Vamos Ciclón!

      Eliminar
  5. Una versión novelada es "El oro de los Apalaches" de Frank Slaughter, entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena recomendación, no sabía de su existencia.
      ¡Muchas gracias Jenofonte!

      Eliminar