sábado, 5 de marzo de 2016

El Origen de los Apodos

Este tema siempre me interesó y nunca tuvo oportunidad en estas páginas.
He conocido tipos muy ingeniosos para poner apodos, tipos que casi dedican todo su tiempo y esfuerzo en este menester, con una capacidad profesional y con la convicción de que van a dejar algo a la posteridad.

Lo interesante para empezar a hablar del asunto es tratar de descubrir cuál es el mecanismo que se pone en funcionamiento al momento de apodar. Y creo que el que mejor resumió de qué se trata fue Luis Landriscina en este segmento. Creo muy acertado todo lo que dice, y de paso un par de chistes:


En una próxima entrega nos iremos ocupando de otras cuestiones, como por ejemplo la clasificación de los apodos: el del defecto físico, aquel que utilizó la palabra incorrecta en el momento menos oportuno, el del parecido con algún famoso, la contradicción.... los apodos deseables, los maliciosos (muchas veces el que lleva el mote lo desconoce). Y también de algunos estilos particulares.

Algunos que recuerdo, así a la pasada, (y seguro me estoy olvidando de algunos muy buenos): El Quemado, Calvin, Rodilla Mimosa, El Ñandú, Fuente de Soda, Osvalda Príncipi, Roswell, El Imbancable, El Sheik, Derby, Noventaytres, Malo y Setti, Los Cabeza de Huevo, Janova, Palometa, Tomamate. El Chico Nuevo...  cada uno tiene una historia en su bautismo.

Yo mismo cargo con muchos y entre los que comentan en estas páginas, la mayoría lo hace bajo un alias.
Saludos.
Frodo.

22 comentarios:

  1. Es una buena idea lo de los apodos, para que la desarrolles. Bien por la fuente que elegiste, está bien la definición de que tiene que ser algo rápido.
    Esperaré con atención las futuras entregas.

    Y es curioso que ese tema lo desarrolles en un medio en que nos identificamos con nombres curiosos, Frodo, Eowyn, alguno que otro demiurgo. Falta que algún fan de lo épico, mítico se le de por el ingenio humoristico poniendo apodos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, por algún lugar había que empezar, vamos a ver en que termina esto. Tengo muchas ideas pero hay que ordenarlas un poco.

      Muy cierto Demiurgo, tiene que ser algo espontáneo, algo que no puede ser forzado. No se puede hacer una junta ni una votación para poner un apodo... ¡nace de repente!.
      No entendí tu última oración...

      Abrazo!

      Eliminar
    2. Lo que me refiero es que falta que alguien piense apodos, haciendo chistes con lo épico- fantástico.

      Eliminar
    3. Ah perfecto, vamos a ver si aparece ese cráneo Demiurgo.

      Eliminar
  2. Bueno, un alias es algo distinto. Y los apodos, pueden ser algo muy extraño de clasificar, porque los hay que empezaron como un insulto y terminaron llevándose con orgullo. Los hay jocosos y los hay serios, algunos fáciles de llevar y otros que arrastran la vergüenza. Hay apodos que solo son usados por los demás y nunca por el apodado, mientras hay otros que son adoptados por el afectado y convertidos practicamente en nombre propio. Espero a ver como enfrentas en tremendo desafío que significará desarrollar este tema. Me vienen a la memoria algunos apodos: "El pistola" (perdió los dedos cordial, anular y meñique), "El metralleta" (es ta-ta-tar-tamudo), "El casilimpio" (la última vez que tocó el agua fue cuando lo bautizaron).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente a esa clasificación me refiero Jenofonte, y si bien es muy difícil, quizás pueda sacar algunas conclusiones.
      También hay estilos de apodos utilizados específicamente en la literatura, en personajes históricos, o particulares de algunas disciplinas. Pero tenes razón en que hay que diferenciarlo del alias, que tiene que ver más bien con un seudónimo, aunque no hay que perderlos de vista.
      El de metralleta es muy bueno, la clásica forma de apodarlos es simplemente "El Tarta".
      El de Pistola pertenece a los apodos crueles, y me hiciste acordar que a un tipo que le faltaban los brazos le decían "Manotas"

      Abrazo!

      Eliminar
    2. En la Ilíada encontramos, entre muchos otros, a Aquiles "el de los pies ligeros" o a Héctor "el de tremolante casco". En "Las mil y una noches" se encuentra una cantidad de apodos: Bacabac "el cacareador", El-Kuz El.Assuani "el botijo irrompible de Assuan" (imagino que para abreviar le dirían "el botijo"), El-Aschá "el calderón" o El Samet "el silencioso".

      Eliminar
    3. Muy buenos ejemplos de diferentes estilos. ¡Qué extraño "El botijo irrompible de Assuan"!, es de un detallismo excesivo.

      Eliminar
  3. Buen post de algo no muy comun en cuanto a que no existen post de los Apodos o al menos hasta tu post no conocia. a mi cuando eran chico como era tan flaco me decian "tarzan en sachet" o tarzan economico, lo que lejos de enojarme me causaba mucha risa, aun hoy al acodarme me saca una sonrisa. Landriscina un grosso total.

    salu2 apoda2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ganesha. Lo que se encuentra fácil en los post es aquel listado que menciona Landriscina, los "Cómo le dicen a...". Pero estoy tratando de hacer otra cosa, vamos a ver qué sale.
      Así que te decían Tarzán, no lo conocía con esas variantes. Por lo general lo escuché para los petisos con la variación "Tarzán de maceta" (aunque me gusta más "Inspector de zócalos").
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Cuiroso post! Los apodos son atrayentes y a veces son de lo más dispares. Aquí hay cantantes de flamenco que los llaman El cigala, Tomatito... etc...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés mucha razón Éowyn, son de lo más dispares, pero voy a intentar alguna clasificación.
      El de El Cigala es excelente, lo conocía e incluso he escuchado su música. Tomatito le dicen a un ex jugador de fútbol (Pena), pero lo gracioso es que el apodo lo heredó ya que al padre es al que habían apodado originalmente Tomate. Lo que me lleva a pensar en una nueva clasificación, por herencia.

      Abrazo!

      Eliminar
  5. Se puede decir que ni me doy cuenta, fijate como será que el otro día caí en que llamo a mi mujer por un apodo originado en pura sonoridad ya que no significa nada. De hecho nadie la llama así y ni sospecha que lo hago porque solo la llamo así cuando estamos solos. O sea que originé además todo un mecanismo cerrado casi inconcientemente porque nada de esto fue planeado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante clase de apodo el que responde tan sólo a la sonoridad, no lo había pensado Daniel.
      Y el tema del mecanismo cerrado me hace pensar en la clasificación que marcábamos con Jenofonte, conforme a la cual el apodado desconoce el apodo; pero en este caso tuyo es una variante: el apodado y el apodador son LOS ÚNICOS que lo conocen. Muy buen aporte

      Abrazo!

      Eliminar
  6. En México, los apodos son parte de la vida diaria, todo mundo tiene uno. Y si, unos son más ingeniosos y divertidos que otros.

    Ya veremos como lo desarrollas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Saga, ustedes los mexicanos son unos genios poniendo apodos. Los personajes de Chespirito (apodo propio) son toda una clasificación a tener en cuenta, Don Ramón tenía mil apodos.
      Y algunos apodos de jugadores de fútbol como "Chicharito" me hacen mucha gracia.

      Abrazo!

      Eliminar
  7. En mi pueblo, L´Escala, los apodos vienen del nombre de las casas. "Este es el músico" -mi amigo Ricard-, pero no es músico, es que vive en "La casa del music".
    Yo uso el alias de Borgo, nombre del camino que lleva al castillo de Drácula, pero en la esuela (lugar abonado para los apodos) me llamaban Spock por tener las orejas puntiagudas.
    Saludos!
    Miquel alias Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo pueblo, Borgo; lo acabo de buscar porque desconocía su existencia y estoy viendo las fotos. Y qué buena categoría de apodos, nunca se me hubiera ocurrido.
      No recordaba que ese era el camino del castillo. No sos el único que llevaba ese apodo, he conocido otro al que apodaban Spock.
      Muy cierto eso de que la escuela es el lugar abonado para los apodos, en la primaria el mío era Búho... ¡no se salvaba nadie!

      Abrazo Borgo!

      Eliminar
  8. gracias por la info del video en epecuen, si lo habia visto y ahora que me lo mencionaste lo volvi a ver. no sabia lo del indio, gracias por el dato.
    salu2 informa2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Ganesha, cuelgo el link a tu blog que tiene muy buenas fotos de Epecuén
      http://pensandolabronca.blogspot.com.ar/2016/03/lugares-abandonadas-un-lugar-casi-post.html
      Abrazo!

      Eliminar
  9. Uh, qué tema... Debe ser concordancia cuerva, pero los apodos me fascinan. Los de don Luis son geniales, recopilados por todo el país.
    En nuestra región hay infinidad de apodos, es casi una especialidad. Y también lo es deformar un apodo o mezclaro con el apellido.
    Por ej. a Adrián Bertón le dicen Cabezón (de lo más común), pero muchos le dicen Cabertón, Cabertonto, etc.
    Si a Octavio Gómez le decían Pelusa, pronto pasó a llamarse Merluza.
    El hijo del carnicero Gómez es el Churrasco Gómez.
    Al hijo de Galleta Vangioni se lo llama Bizcocho Vangioni.
    Si uno es Caca, porque alguna vez se negó a pelear, su hermano menor es Diarrea.
    Después están los del estilo de Don Luis. Los del trabajo por ej. A un amigo le dicen Estreñido, porque se sienta y no hace nada.
    Bueno, sería largo... Pero aportamos si se desarrolla la idea.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de deformarlo o mezclarlo es una particularidad interesante. Tengo algunos amigos que de chicos vivieron en el interior y suelen apodar sin olvidar JAMÁS el apellido. Éste no puede faltar.
      Lo de los hermanos es genial. Parecido a lo que le contaba a Éowyn acerca de Tomatito Pena (que hereda el apodo de su padre) pero con una variante.
      Conocí tipos grandes que me decían Ricardito, heredándolo de mi viejo.
      Abrazo Copero!

      Eliminar