sábado, 28 de mayo de 2011

EL GRITO MUDO

Hoy El Grito de Edvard Munch es ícono. Desde el momento de su nacimiento el autor sella ese destino, al hacer 4 versiones (con numerosos bocetos), y realizar además una litografía, que permitió que el cuadro se reproduzca fácilmente y viajara impreso a través del mundo.
La versión más conocida es de 1893 y el utor describió el momento en que sintió la llegada de El grito:

Paseaba por un sendero con dos amigos, el sol se puso, 
de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, 
me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio
sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad
mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, 
sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza.

El grito, 1893
Todas las versiones muestran una figura andrógina en un momento de profunda angustia y desesperación existencial. La fuente de inspiración del cuadro podría haber sido una momia peruana que Munch vio en una exposición; su antecesor es su obra "La desesperación" y  la atormentada vida del autor sin lugar a dudas es el móvil. Formaba parte de una serie de seis cuadros sobre el amor. La idea era la de representar las distintas fases del idilio, desde el enamoramiento hasta la ruptura (El Grito representaba el final desesperado).

El cuadro es considerado el ícono del expresionismo y tuvo una resignificación a lo largo de todo el Siglo XX, sobre todo después de las Guerras Mundiales. Lo insólito es que en las últimas décadas se lo empieza a reproducir en masa, desacralizándolo, y convirtiéndolo en un producto más de consumo. Cualquiera puede ironizar con él, publicitar algún objeto, hacer otra versión o simplemente sacarla de contexto:
video

Son numerosos los mitos y curiosidades que rondan a su alrededor y que siguen alimentando El Grito:
* Fue robada en 1994 y recuperada 8 semanas más tarde (luego de enterarse del robo, la gente iba al museo a ver el espacio vacío)
*La parte de atrás del cuadro contiene un boceto del mismo.
*Un crítico lo consideraba tan perturbador que aconsejó a las embarazadas, no visitar la exposición.

 Lo cierto es que hoy es un ícono que cada día grita mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario