domingo, 16 de junio de 2013

Antes de Cadillacs: Xenozoic Tales

La aparición del video juego Cadillacs y Dinosaurios sorprendió a incautos adictos al arcade en 1992. Como resultado de su éxito mundial dio nacimiento a una serie animada de T.V. con el mismo nombre en 1993. Pero lo que muchos de estos incautos adictos no sabían es que la historia de este nacimiento había comenzado unos años antes con un comic creado por Mark Schultz llamado Xenozoic Tales. Algo así como un Antiguo Testamento de esta historia.



En 1986 apareció una primera historieta titulada “Xenozoic!” en la cual ya quedarían definidos los personajes y escenarios: un futuro apocalíptico donde las civilizaciones actuales han desaparecido y los humanos sobrevivientes (escondidos durante medio milenio) viven en pequeñas tribus, con tecnologías del siglo XX y en constante confrontación con animales y plantas de todas las épocas que han evolucionado o revivido sin una razón aparente. En este enfrentamiento entre lo nuevo y lo viejo, entre el futuro y el pasado, entre cadillacs y dinosaurios, se dará esta novedosa historia.
Atenti al dato: Jurassic Park, novela esencial de la "dinomanía" se publicó cuatro años más tarde. ¡Punto para nuestro Mark!

Lo sobresaliente del comic es que estas nuevas formas de vida no se perciben como una amenaza (al menos no constante), sino que la historia presenta un tono ecologista y se intenta mostrar a una humanidad integrada al nuevo ecosistema.

Jack Tenrec es un mecánico-chamán de la vieja estirpe que vive en un taller de la Ciudad del Mar (Nueva York) y que intenta proteger el medio ambiente manteniendo a raya a los criminales, políticos malintencionados, científicos locos y cazadores furtivos. Una especie de Bono del siglo XXVI... pero sin gafas.
La llegada de la atractiva embajadora de la ciudad de Wassoon (Washington), Hannah Dundee, propiciará nuevas aventuras, tensiones sexuales, discusiones sobre tecnología y sobre el destino del ser humano. Ella representa el espíritu científico, es una mente mucho más racional que Tenrec y está siempre buscando soluciones en el pasado, representado por la biblioteca prohibida.
Entre los personajes secundarios tenemos a Remfro Rynchus, un pequeño hombrecito estudioso del mundo xenozoico, el ingeniero Mustapha Cairo, la atractiva Dahlgren o Lord llego tarde a esta historia Balclutha.
Creo que los personajes más flojos (y que no aportaron mucho a la historia) son los Grith, ya que generan un contraste demasiado irreal frente a la evolución posible de otras especies terrenales. Parecen importados de otro mundo... como si Alf apareciera en un capítulo de Blanco y Negro.
Además de la descripción de personalidades complejas, Schultz recrea el paisaje como escenario de sus tramas una amalgama de ciudades derruidas, gigantescos espacios abiertos, vegetación hiperdimensionada.


Si bien la historia tiene un hilo conductor, cada uno de las aventuras suele ser autoconclusiva. Aunque por el final del comic comienzan a aparecer los "continuará...", que se mantendrán definitivos ya que Xenozoic Tales nunca llegó a una conclusión. Incluso 20 años después los fanáticos aún depositan esperanzas en que su creador lo retome y se decida a darle una definición a la historia.

En los dibujos de Schultz se percibe la influencia de historietistas clásicos como Al Williamson, Wally Wood, Will Eisner, Alex Raymond, Hal Foster o las pinturas de Frank Frazetta. Lo que le da el toque añejo además es la ausencia cromática que basa su impacto en lo expresivo y los detalles de las imágenes en blanco y negro.

 A lo largo del cómic se puede apreciar una evolución en los gráficos. Pero debido a lo elaborado de sus dibujos (casi con el detallismo de un grabador) Schultz es considerado un artista lento: invirtió cinco años en la elaboración de sus doce primeros episodios y cuatro años más en los últimos dos. Cerca de 300 páginas en nueve años. Quizás este fue el motivo por el cual se canceló la saga justo cuando la técnica de su creador se encontraba en su mejor momento.
En la estructura narrativa también se percibe una evolución. En un principio los guiones están repletos de textos de apoyo necesarios para la comprensión de una historia que exige información complementaria y llegando ya a los últimos números del cómic aparecen más frases cortas, diálogos con doble sentidos y con tendencia a aforismos.
También evoluciona la relación erótica Jack-Hannah, y la figura de nuestra “good girl” (eufemismo para no llamarla buena mina), la embajadora Dundee va a ir mejorando en cada número, con referencias a otras good girls: Sheena, Dale Arden y Phantom Lady entre otras.


Las influencias literarias van de Julio Verne a Arthur Conan Doyle y de Burroughs a Isaac Asimov. En cuanto a lo cinematográfico, Schultz parece ser influenciado por el mundo apocalíptico descripto en Mad Max, por los filmes de Howard Hawks y por las películas clase B sobre dinosaurios.
También se percibe que Schultz se documenta extremadamente bien, como denota la influencia de las pinturas de cuadros prehistóricos de Charles R. Knight, y siguiendo de cerca los últimos descubrimientos paleontólogos. También la meticulosidad en la realización de fauna extinta o el realismo de sus vistosos cadillacs (que nos hace verlos como los dinosaurios del automovilismo), el detalle de las vestimentas, las armas, los edificios y, creo habérselos comentado: las atractivas figuras femeninas.

En definitiva Xenozoic Tales es considerado un cómic alternativo, ya que se mantuvo ajeno a los típicos formatos, a los plazos de entrega y con estéticas diferentes al vanguardismo reinante en la época, convirtiéndose en inclasificable y en una obra de arte de culto.

Hoy en día se fían los 15 tomos ahí... mañana tal vez no
http://buenoscomic.blogspot.com.ar/2012/09/xenozoic-tales-cadillacs-dinosaurios.html

2 comentarios:

  1. Ciencia ficción, comics, llamaste mi atención. Y leo a algunos de los autores que han influenciado al creador de esta historieta. Una mujer atractiva es infaltable.

    ResponderEliminar
  2. pasaba solo para decirte que te agregue en la lista de mi blog...

    claro que me gustan los comics también, ya pasaré a comentar bien... salu2....

    ResponderEliminar