"También ríen en los charcos los inmundos renacuajos cuando rozan el plumaje de algún cóndor que cayó" - Mis harapos (canción de algún García)

viernes, 25 de diciembre de 2015

Inéditos x 2

No tuvimos Exposición Oficial durante este 2015 y los que siguen estas páginas habrán notado la ausencia de obras nuevas. Sin embargo sigo pintando... y el fin de año me sorprendió con una muestra fuera de programa en el laburo. Pero las cinco que llevé son los viejos fracasos que nunca pude vender ni encajárselos a nadie, y paso a presentar una que nunca había mostrado aquí, y otra que debutó en público, y de la cual me sorprendió su éxito.

El de la izquierda es mi primer óleo importante, es uno al que no podría definir como viejo fracaso ya que desde que lo hice me lo quedé como uno de los "no se vende".
Despertar
Los otros tres ya habían sido presentados en esta expo de 2012, y en esta otra de 2013.

Y ahora si, la sorpresa de este año. A pesar de haber estado colgado durante años en mi pieza y no recibir jamás un elogio (incluso siempre creí que sólo me gustaba a mi) le saqué las telarañas y, como esos vinos de buen envejecer, ustedes juzgarán. Cosecha 2008:
El Poseso

Para el 2016 que se avecina tenemos reservado salón, y será en época invernal. Ya les pasaré fecha exacta y coordenadas. Voy a seguir pintando...

martes, 15 de diciembre de 2015

El Evangelio según Frodo: Génesis IV

Esto viene de Génesis I, Génesis II y Génesis III.

35 Habíamos dejado a Dina raptada.  Sus hermanos se enteran que ha sido deshonrada y planean una venganza. 
Cuando Siquem (a través de su padre, Hamor) va a pedir clemencia y pide de paso la mano de Dina al precio que sea, contestan “No podemos dar nuestra hermana a un hombre incircunciso” pero ofrecen todas sus mujeres y la unión de los dos pueblos a cambio de que todos los hombres sean circuncidados. Hamor se dejó convencer y convenció a su gente. Al tercer día cuando estaban más adoloridos, los hermanos entraron en la ciudad y mataron a todos los varones, saquearon todos los hogares y recuperaron a Dina. ¿Hace falta que explique por qué elijo esta banda y esta canción?

37 Los hermanos de José, viendo que éste era el preferido de su padre Jacob, comenzaron a odiarlo. Así fue como tras engañarlo y arrancarle la túnica, lo arrojaron a un pozo y luego lo vendieron a unos mercaderes. Tomaron la túnica y degollando un cabrito la tiñeron de sangre, llevándosela así a su padre.
Si hablamos de muerte y de hermanos peleados a muerte, me quedo con: The Kinks (Oasis no me gusta tanto).

38 Después del fallecimiento de Er, su hermano Onán es obligado por Dios a unirse con la viuda Tamar para fecundarla de lo que sería considerada la descendencia tardía de Er. Pero sabiendo cuál era la trampa, toda vez que tenía relaciones con su cuñada derramaba su semen en tierra, y por esto Dios lo mató.
Su nombre hoy en día es sinónimo del coitus interruptus, aunque  la mala interpretación del texto amplió el término y se usa como sinónimo de... la caña de trigo, cebada, centeno y otras gramíneas, después de secas y separadas del grano.

Sin dudas, el mejor tema que conozco al respecto (aunque el de Zambayonny le da pelea) es:

39/41 Llevado a Egipto por los mercaderes, José es vendido a Putifar como mayordomo. Acosado y luego engañado por el despecho de la mujer de Putifar (ella le hacía honor al nombre del marido), es llevado preso. En el medio hay un interesante juicio acerca de la rajadura de la túnica, pero vamos al grano: Allí, en la cárcel, exhibirá sus dotes de interpretador de sueños frente a un copero y un panadero, fama que lo llevará a interpretar los sueños del Faraón. Esto lo salvará y llegará a ser nombrado primer ministro. José sabía interpretar sueños. José sabía.

42-43 José, sabiendo que el hambre traspasaba las fronteras y que sus hermanos irían a Egipto en busca de trigo, dicta una ley para vengarse de ellos, según la cual todo extranjero no podía revender sino tan solo comprar para consumo personal, pero además exige que todo extranjero muestre identificación. Llegaron a Egipto todos los hermanos excepto Benjamín. José averigua la situación familiar y decide darles trigo y pone dentro de las bolsas el dinero, pero les exige que traigan a su hermano más chico, quedándose con Simeón como rehén. Cuando se vuelven a quedar sin trigo hacen el viaje de regreso a Egipto con su hermano menor. José al verlo llegar y al consultar sobre la salud del padre, se ve asaltado por la nostalgia y el remordimiento. Llora a escondidas.

Y viendo que esta entrada viene "suave" y que seguirá por la misma senda, consulté a mi amigo Darío, experto en Heavy Metal y Hard Rock acerca de la mejor canción en el rubro lágrimas. 

44 La venganza de José se pone en marcha a través de un engaño. José “planta” una copa en el saco de Benjamín y al ser los hermanos registrados se ven descubiertos en infracción, tan sorprendidos (y al borde de la cárcel) que suplican piedad a José.  Éste se quiebra y se da a conocer. Los hermanos atónitos no lo pueden creer. Una escena que Don José, bien podría ilustrar.

46/50 Van a buscar a Jacob, quien se reencuentra con su hijo José en Egipto. La cosa venía bien hasta que Jacob palma, y le dan santa sepultura. Así, como sin quererlo, el Génesis se nos va yendo y será nuestro dios quien nos guíe de regreso a nuestra tierra.

martes, 8 de diciembre de 2015

Los Fusilados de José León Suárez

Bajo ese título se conoce a las víctimas de una masacre ocurrida el 9 de junio de 1956 en el barrio en que me crié y que viví casi treinta años. La historia fue investigada, escrita y denunciada por Rodolfo Walsh en su libro Operación Masacre, que considero el más importante en la historia de la literatura periodística argentina. Suele compararse el estilo y la investigación de este libro con “A Sangre Fría” de Truman Capote, con una diferencia: Walsh lo realizó nueve años antes. Recomiendo profundamente su lectura.

Recordarán ustedes la entrada musical sobre José León Suárezen donde Moris nos pintaba cómo era el barrio en 1973 y del que puede dar fe Daniel, amigo de la casa, que así lo era. Bueno, gracias a este libro uno puede obtener la noción de lo que era en 1956, ya que al relatar los hechos va haciendo una descripción perfecta de cada lugar, de las calles que he caminado mil veces.

El libro se divide en tres partes, y cuenta con un prólogo donde Walsh cuenta cómo se enteró de estos hechos (alguien se le presentó como “un fusilado que vive”).
En la primera parte da una descripción de cada una de las personas que esa noche serían fusiladas, y una crónica de cómo fue que cada uno llegó a ese lugar (en realidad a reunirse antes en una casa del barrio de Florida) y el por qué  de cada uno. Algunos con fines políticos (un contra-golpe militar de inspiración peronista contra los militares de facto), otros para escuchar una pelea de boxeo por radio, y otros por casualidad o tan sólo para jugar a las barajas o al dominó.
En la segunda parte, la que más me interesa hoy, se relatan los hechos desde que las personas son detenidas en la casa de Florida, trasladados hasta una comisaría de San Martín, y luego fusilados en José León Suárez; y lo más interesante, cómo algunos logran sobrevivir, escapar y luego contar la historia.
La tercera parte es el cierre de la investigación de Walsh, con los juicios, confesiones, expedientes y las evidencias.

La mejor investigación que existe en internet es la web Proyecto Walsh, una investigación de Álvaro Liuzzi y Vanina Berghella. Ahí se encuentra toda la información digital necesaria para comprender mejor la investigación de Rodolfo. La idea de los creadores fue plantearse ¿Qué hubiese sucedido si al momento de realizar la investigación de los fusilamientos, Rodolfo hubiese tenido a su alcance las herramientas digitales de publicación que tenemos hoy los periodistas?
Lo interesante es ver cómo mientras Walsh investigaba y se adentraba en la historia se iba enterando de que existían cada vez más sobrevivientes, algunos presos (recapturados por los militares), otros exiliados, y otros tan sólo escondidos como Juan Carlos Livraga, aquel con quien arranca la investigación, “el fusilado que vive”. Igual de interesante es ver cómo va desenredando el ovillo para llegar a la conclusión de que los detenidos habían sido capturados en forma ilegal y fusilados por capricho militar, con la excusa de un falso intento de fuga.

Le doy un tiempo a quién le interese para que lea el libro, ya que luego me meteré con los pormenores de la historia, y ahí ya no habrá excusas si cuento algo revelador. Hoy tan solo hablaremos de el lugar de los hechos.
Hace un tiempo (y después de leer el libro) mi amigo El Matado me pidió que lo lleve de excursión por el barrio. Antes pasamos por la casa de Florida, luego hicimos el recorrido de los detenidos hasta el lugar de los fusilamientos y por último los lugares por dónde se fugaron.
Acá las fotos, del año 2012.

Monumento a los Fusilados
Placa de 2012
Mural en la actual Sociedad Alemana de Villa Ballester
Los últimos cinco, los fusilados en JLS



Se puede recorrer el lugar del fusilamiento tal cual está hoy, en donde se ha levantado un natatorio municipal o la Estación de trenes de José León Suárez, por dónde escaparon algunos.

Para ver cómo era el basural en 1968, existe una filmación de Pino Solanas junto a Troxler (uno de los sobrevivientes, luego muerto por la triple A en 1974) para la película La hora de los hornos. Es un poco raro ver cómo era en ese entonces el cruce de la Avenida Márquez y la 9 de Julio... un basural.


Para los que les interese, hay una película, se encuentran fragmentos del libro relatados por el propio Rodolfo Walsh, muchos documentales, y hasta una historieta acerca de Operación Masacre. En algún momento los traeré por estas páginas.
El próximo 9 de junio de 2016 se cumplirán sesenta años de estos hechos. 
No nos olvidemos de nosotros, recordémonos.