"También ríen en los charcos los inmundos renacuajos cuando rozan el plumaje de algún cóndor que cayó"

sábado, 27 de abril de 2024

Nos vemos en 2061

Cuando alguien con alma inquisidora me pregunta hasta qué edad me gustaría vivir, respondo sin que me tiemble la voz: hasta el paso del próximo Halley, ¡canejo!

El voto popular de la anterior parada nos devuelve con su atracción gravitacional al interior del Vecindario. Ya hemos hablado de todo tipo de astros cercanos, toca el turno hoy a los cometas, pero qué digo cometas ¡al cometa de cometas!

El Halley tiene una periodicidad de 76 años promedio y su órbita es extremadamente elíptica llegando en su cercanía al Sol (perihelio) entre las órbitas de Mercurio y Venus, pero en su lejanía (afelio) por los lares de Plutón, por donde anda reposando ahora... aunque a partir de 2023... muy tranquilo... lentamente... el Sol con su fuerza invisible comenzó a tirar de él ¡y el Halley ya pega la vuelta hacia nosotros, hermanos! ¡Se nos viene encima para el año 2061! 

¿Llegaremos a verlo? Hagan sus propias apuestas.



Lleva ese nombre porque fue Mr. Bill Edmund Halley el primero en calcular correctamente su órbita al conectar que escritos antiguos, del medioevo, y otros más cercanos a su tiempo eran descripciones del mismo objeto celeste, así también imágenes como el tapiz de Bayeux (año 1070). Predijo su aparición para 1757, hecho que finalmente se dió en 1758, aunque Halley no pudo contemplar su retorno y confirmar su predicción ya que tuvo la flamante ocurrencia de morirse dieciséis años antes.

Escena del Tapiz de Bayeux con el Halley como protagonista de la conquista normanda


Tiene la forma de un maní (con cáscara) que al acercarse al Sol calienta su superficie -como tantos de nosotros- y comienza a sublimar materia -como tantos de nosotros-. Una mezcla de hielos volátiles (agua, dióxido de carbono, amoníaco) y polvo va quedando a su paso en forma de cola.

Como cantaba el alegre y finado Edmund Bill Halley: ¡nos vemos en 2061, yacaré! Y que nos encuentres cantando y bailando.


Yo era muy borrego pero dicen que el paso del cometa en los ochentas generó una moda pasajera, valga la triple redundancia. Cine catástrofe, documentales conspiranoicos, canciones de cometa Halley cópula y ensueño, noticieros de radio completos, literatura de ciencia ficción...

Pero así de rápido como se instaló, se marchó, y nadie volvió a preguntar por él ¡hasta hoy!


La voluntad popular me dice ahora que es el turno de darle el gusto a la primera minoría: Estrella de Barnard... ¡allá vamos! 

viernes, 12 de abril de 2024

Crónicas de Esquizoide

 ¿Recuerdan ESTO que les conté hace nueve meses?

Pues resulta que salió el disco de Esquizoide. Se llama Crónicas, y han hecho una pequeña modificación final a la portada:


Pueden encontrar el álbum completo en spotify, también en youtube acompañado con imágenes y algunas animaciones de mi pintura, como esta:


Primos lejanos y culismundi de los King Crimson, de letras oscuras que remiten a los álbumes conceptuales de The Who; y a bordo del rock progresivo clásico algunos pequeños pasos de tango y milonga que cargan con el personaje del disco (diagnosticado con esquizofrenia) en un viaje a través de una distorsión alucinatoria. 

Desde Morón, Provincia de Buenos Aires, para el resto del mundo. Salud.

viernes, 22 de marzo de 2024

1 Samuel b

Desde hace meses vengo reflexionando de qué manera encarar estas páginas del Libro de Samuel en el que, por derechos territoriales, se matan entre Israelitas y Palestinos. Basta hoy con encender la tv, leer diarios o buscar en la red, para comprender que más allá del avance tecnológico no hemos cambiado demasiado en los últimos 3000 años.

Continuamos con un libro en cada mano: La Biblia propiamente dicha en la diestra, y la Guía Asimov para leer la misma en la siniestra.



El Tío Asimov nos dice que los autores bíblicos no podían permitirse el perder de vista el Arca que Israel había entregado en la guerra (ver episodio anterior), y dedicaron dos capítulos a rastrear su marcha por territorio filisteo.

5 1-12 Los filisteos tomaron el Arca de Dios y por cada pueblo que la llevaban la mano de Yavé se hizo pesada sobre los pobladores y contra sus dioses. Por esto dijeron a los jefes de los filisteos: «Devuelvan el Arca del Dios de Israel; que vuelva a su lugar y no nos haga morir a todos.» Los que no murieron fueron atacados de tumores y los gritos de angustia de cada ciudad llegaban hasta el cielo.

6 1-12. Los sacerdotes y adivinos filisteos dijeron: «Si quieren devolver el Arca, no se la devuelvan así no más. Hagan imágenes en oro de sus tumores y de los ratones que arruinan el país. Construyan una carreta y enyuguen a ella dos vacas. Pongan encima el Arca de Yavé y coloquen a su lado, en un cofre, las figuras de oro que le han ofrecido como reparación. Y fíjense: si toma el camino de su país, sepan que es el Dios de Israel quien nos ha causado esta gran calamidad; si no, sabremos que no ha sido su mano la que nos ha castigado y que todo esto nos ha pasado por casualidad.»

Así lo hicieron: Entonces las vacas stomaron por el camino hacia Israel. Las dejaron marchar.

El Arca dejó el territorio filisteo propiamente dicho y pasó a los límites de la tierra de Judá.



7 3-15 Entonces Samuel se dirigió al pueblo diciéndoles: «Si ustedes vuelven a Yavé con sinceridad, quiten de en medio los dioses extranjeros y los librará de los filisteos.»
Los filisteos lanzaron un nuevo ataque contra Israel. Pero la voz de Yavé resonó como un trueno, cundió el pánico entre ellos, y fueron vencidos por los hombres de Israel.
Las ciudades que habían tomado a los israelitas fueron devueltas y Samuel fue juez de Israel mientras vivió.

8 1-5 Cuando Samuel llegó a anciano, dejó a sus hijos como jueces de Israel. Pero no fueron igual que su padre. Buscaban el dinero, aceptaban regalos y violaban la justicia.
Se reunieron, pues, los jefes de Israel y le dijeron a Samuel: «Tú ya estás viejo y tus hijos no siguen tus ejemplos. Pues bien, danos un rey para que nos gobierne, como hacen los reyes en todos los países.»
21 Yavé dijo a Samuel: «Hazles caso y dales un rey.»

La historia que continuará es la historia del Rey Saúl ungido por Samuel…

miércoles, 6 de marzo de 2024

Mi Dios no juega dados, quizás

"Albert tachando la doble"
óleo sobre tela 80 x 50 cm




Algunos otros retratados anteriormente: 

Arturo Jauretche 

Fiodor Dostoievsky

Rodolfo Walsh


sábado, 17 de febrero de 2024

Ramales Olvidados de José A. García

Leer Ramales Olvidados es adentrarse por los durmientes hacia el interior de un mundo distópico e imaginario, al interior de uno mismo. Es desandar el camino a la infancia, hacia lo que olvidamos, lo que intentamos ocultar en un cambio de vía pero renace. "Temo que si los trenes comienzan a fallar, el mundo a mi alrededor se desvanezca en la bruma", piensa el niño de uno de los cuentos. 

Los personajes están subidos a los techos de las estaciones (en un ataque de modernidad junto a paneles solares), vagabundean por vías muertas, esperan la salida de ferrocarriles detenidos en su terminal; son parias que están buscando su destino, atajos, y encuentran las mismas vías férreas o un pasaje de ida sin saber bien hacia dónde. Incluso un personaje que debe transportarse en automóvil y ómnibus lamenta no haber elegido el tren, más económico y rápido. 

Las historias pueden leerse por separado y algo las conecta: están ahí la vieja estación de Trénomo, los "chanchos" intransigentes de la Antigua Administración, está Juncal que parece ser siempre la anteúltima parada, los inmensos desiertos y sus interminables trenes de carga; los overoles azules del personal de mantenimiento de la Secretaría de Transporte.

Cuentos como El último Tren o tal vez Los inconvenientes de pretender... o quizás Navegando las cuerdas del acordeón pueden ser los ramales olvidados por antonomasia. El imaginario del libro se juega en cada uno de ellos con las vías férreas como el hilo conductor, como línea conceptual. 

Un humor ácido, el encuentro con un futuro burocrático, fantasmal, y algunas escenas con reminiscencia a letras de tango o guiños literarios del siglo XIX, son situaciones familiares para quien esté acostumbrado a la prosa del amigo J. (de José A. García) en su blog Proyecto Azúcar.

Pueden obtener el libro o bien pueden seguirlo. No pueden pasar de largo sin subirse a este tren.



--------

Para obtener el libro en la editorial Trapezoide: aquí
Para seguir a José A. García: Proyecto Azúcar blog

viernes, 2 de febrero de 2024

Legiao Urbana y los Redonditos de Ricota

Rescatemos dos recortes de una nota del Suplemento NO de Página del año 2000, de cuando Ciro Pertusi (líder de Ataque 77) conoció a Dado Villa-Lobos (guitarrista de la banda brasileña Legião Urbana) en un hotel de Buenos Aires.

Ambos conjuntos tienen su propia etiqueta en este sitio: Mi Pasión por Legião - Redonditos de Ricota.

Y ya que andamos por el Brasil, escuchemos uno de los seis -o siete- temas inéditos que Los Redondos grabaron en San Pablo con la Metaleira Mantequeira en ese proyecto trunco que fue un afluente del gran disco Luzbelito.



Como diría otro que anduvo por Brasil: Qué se puede hacer, salvo escuchar un disco de Legião Urbana. Tienen canciones bonitas como esta que sigue, que también hablan del país hermano, de Caetano, y de confesiones sobre la condición humana.