sábado, 14 de enero de 2017

Razones paralelepípedas evidentes

Releer a Cortázar trae consecuencias ineludibles, deja secuelas. Pasar por su Rayuela luego de quince años fue ligar un sorprendente juego nuevo. Quiero compartir con ustedes una idea que se desliza sobre el final del Capítulo 1 y para ello les dejo el extracto de audiolibro.
En un capítulo muy posterior (ya en "Del lado de acá") se nos revela en quién pensaba Oliveira, el personaje de Cortázar, como portador de esa inicial. y esa desgracia.


Es para reírse, pero todo esto viene a cuento porque ayer trepé al colectivo 56 luego de media hora de espera al sol de los treinta y cinco grados de la casi siempre húmeda Buenos Aires, hasta el techo de gente, y cargando con el cansancio de una semana completa de laburo. Intenté guardar la Sube* en el bolsillo más pequeño de mi mochila (puesta hacia adelante para evitar algún lancero), y al soltarla desde unos ínfimos centímetros de distancia por la incomodidad pero con la confianza de Michael Jordan en el noventa y ocho, sentí que algo pequeño como moscardón atolondrado golpeó mi rodilla. Debido a la imposibilidad de moverme hacia los costados decidí agacharme levemente, y casi en genuflexión busqué y rebusqué. Afilé el ojo en busca de un rincón inexplorado, me incorporé como pude luego del pogo de los recién llegados en busca de lugar hacia el fondo. Tanteé a ciegas con la pierna debajo de los asientos, y cuando conté con el espacio suficiente me volví a agachar para una falsa atadura de cordones de zapatos soportando el resoplido taurino de un gordo lindante y el carterazo de una vieja que ya venía engranada por el fracaso en su desesperada obtención de un asiento. Cuando pude tiré un paso bien tanguero buscando una prometedora nueva perspectiva donde un obrero con mufa aunque contagiado por la esperanza de un tesoro considerable orejeaba de refilón todos mis movimientos. Cualquier comportamiento extraño de mis inevitables compañeros de viaje era, para mí, un intento de latrocinio. Perdiendo la paciencia comencé a pensar en gatear. echar cuerpo a tierra y ya desesperado, en interrogar a los que portaban cara de laviperonotequierodecir y recién cuando tuve un claro para una mejor exploración el 56 llegó a Tapiales, recordé las razones paralelepípedas evidentes de las que hablaba Cortázar y se va todo a la puta que lo parió.


*Aclaración para extranjeros: Tarjeta magnética para abonar en el autobús, trenes o subterráneos -Sistema Único de Boleto Electrónico-

21 comentarios:

  1. En el teléfono no veo el audio pero lo voy a escuchar... Hiciste propaganda de eso y quiero saber (estás flaca para leer parece je)...

    Que habilidad para el contorsionismo! Pero intuyo que tengo que escuchar si o si el audio para no perderme la gracia de la entrada 👌😉

    Justo hoy hice una entrada de corrido, de un tirón... Me falta ponerla linda nomas con fotos y color... A que no sabes sobre quién? Ja...

    Abrazo cortazariano 🙋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi habilidad para el contorsionismo no es mucha.
      Si señor, tenés que escuchar el audio para comprender a dónde va la idea de Cortázar. Cuando lo hagas entenderás lo de la inicial.
      No puedo creer que justo sea de Don Julio, me doy una vuelta por allá.
      Abrazo Cortazariano

      Eliminar
    2. Mira que no he podido ver escuchar el audio-video que nos dejaste acá. Lo que mas me tiene sorprendido es que los tres hayamos dedicado nuestro último post ha Cortázar, o con algo con referencia a su universo. Un abrazo Cortazariano para los dos pues.

      Eliminar
  2. los viajes en colectivo y sus avatares!!!
    no pude ver el video, parece que me falta un plugin(cualquier cosa que eso sea)
    ¿perdiste la sube o al final paralepipedamente la pudiste agarrar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah bien, si no pueden escuchar el video estamos jodidos. Más o menos a los 15 minutos de este video arranca mi extracto:
      https://www.youtube.com/watch?v=LfKGT0h_644
      Y si, la Sube increíblemente no apareció y, si bien no es un paralelepípedo exatamente, no puedo creer que haya podido ir tan lejos.
      Va a estar jodido aquel con la inicial de la desgracia en quien pensé en ese momento.
      Beso!

      Eliminar
  3. Jajajaj, mientras me imaginaba la situación iba recordando el 1 de Rayuela (con ayuda, los años no vienen solos, vio...)
    Me pregunto si perder la Sube es peor (o no) que mos hijas me la afanen porque las de ellas están sin saldo y a la mía siempre le queda justo, justito para el viaje que tienen que hacer lrpmqlrmp!!!
    Abrazo de habrá 9??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peor es que te la dejen sin saldo.
      Ya compré la nueva. Vamos a ver cuánto dura. Aunque lamento la pérdida de a anterior ya que tenía la calcomanía del Ciclón.
      Habrá que conseguir otra.
      Abrazo de los de arriba son bosteros los podemos alcanzar

      Eliminar
  4. yo sí lo escuché. Y tiene relación con lo que contás.
    Antes de escuchar el audio, había relacionado tu episodio con un fragmento del cuento Después del almuerzo, en que el protagonista tiene problemas para viajar en el tranvia, al llevar a un personaje que nunca se aclara que es.
    Un viaje en un colectivo es algo sobre lo cual Cortazar escribiría. Incluso lo ha hecho. No recuerdo el nombre de un cuento, en que los personajes se ponen amenazantes con la protagonista, sólo por que ella no tiene un ramo de flores.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo los dos cuentos a los que hacés referencia. Ambos tienen algo inquietante todo el tiempo, que nunca se aclara bien de qué se trata.
      Para mí esta secuencia de Rayuela me hace recordar un cuento muy corto de él (creo que está en Historia de Cronopios y de Famas) que se llama "Historia verídica". Buscalo, es genial
      Muchas gracias Demiurgo
      Abrazo!

      Eliminar
    2. equivocado mi gran amigo Frodo: El cuento se llama Omnibus, está en Bestiario, y casi que lo puedo contar de memoria con las islas de sombra que tiran los arboles de Agronomia y todo lo demas.
      Donde retiro mi premio de ser de este "omnibus" la que mas sabe de Cortazar? que? que no hay premio? No puede ser... policia! policia! me acaban de estafar!.

      Eliminar
    3. El premio a la que más sabe de Cortázar no se. Pero por la recepción de este blog podés pasar a buscar el premio "no es lo que Frodo quería decir". Si, ese cuento que menciona el Demiurgo se llama Omnibus, pero yo hablaba de este cuento cortísimo, que tiene más relación con lo que a mí me pasó:

      Historia verídica
      [Minicuento - Texto completo.]

      A un señor se le caen al suelo los anteojos, que hacen un ruido terrible al chocar con las baldosas. El señor se agacha afligidísimo porque los cristales de anteojos cuestan muy caros, pero descubre con asombro que por milagro no se le han roto.

      Ahora este señor se siente profundamente agradecido, y comprende que lo ocurrido vale por una advertencia amistosa, de modo que se encamina a una casa de óptica y adquiere en seguida un estuche de cuero almohadillado doble protección, a fin de curarse en salud. Una hora más tarde se le cae el estuche, y al agacharse sin mayor inquietud descubre que los anteojos se han hecho polvo. A este señor le lleva un rato comprender que los designios de la Providencia son inescrutables, y que en realidad el milagro ha ocurrido ahora.

      FIN

      Beso Nilda!

      Eliminar
  5. Buenas tardes, Frodo:
    Azaroso el viaje en el que te has embarcado. Ya Cortázar fabuló en "Los premios” lo fortuito de formar parte por casualidad de un viaje con unidad de destino. Ya pasado el 56, el trayecto se vuelve sinuosamente insinuante y al alcanzar el 68, uno se cree Michael Jordan en brazos de Halle Berry.
    Un abrazo, Frodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Nino.
      El 56 acá en Buenos Aires es el número de un autobús. Y ahora con tu comentario me doy cuenta que Rayuela termina justamente en ese número de capítulo. Ja, casualidades cortazarianas.
      Abrazo!

      Eliminar
  6. Si tengo que elegir entre volver a leer Rayuela o todos los cuentos de Cortázar me tiro, sin pensarlo, por los cuentos. Salvo 'Los premios', las novelas siguiente me resultaron largas, pesadas e interminables... Tengo la obra completa, pero no volvería a Rayuela ni a 62 Modelo para Armar, ni El libro de Manuel, por nada del mundo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene cuentos increíbles, de lo mejor. Y coincido en que volvería a leer Los Premios, tal vez 62 Modelo para armar, pero no creo que vuelva a pasar por El Libro de Manuel.
      Creo, eso sí, que Rayuela es de todas sus novelas la que se puede leer por capítulos separados, salteados y hasta en el orden que se quiera, cual sus cuentos.
      Abrazo José
      F.

      Eliminar
  7. que cag_da tal vez cayo en un agujero negro en el piso del bondi y esta en una realidad paralela. la proxima, agujerito en tarjeta y un extensible onda Don Gato y su moneda, "se cae pero no se pierde"

    salu2 subi2 & agacha2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La existencia de un agujero negro en un colectivo de Buenos Aires puede ser digna historia de Don Julio.
      Qué grande me hiciste recordar y reír con lo del extensible y la moneda de Don Gato. Muy bueno!!!

      Abrazo Javier!

      Eliminar
  8. Jajajaja!!! Me encantó la entrada!!! Además, me imaginaba que lo ibas narrando en primera persona, con ese acento argentino que tanto adoro y no paraba de reír, jajaja... grande Cortázar, y más si alimenta entradas como esta, ¡saludos Frodo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manolo.
      Ese acento argentino Cortázar lo llevaba con él en sus escritos, creo que no tanto en su forma afrancesada de hablar (con su erre patinada inclusive). Pero más allá del acento, las situaciones, su cosmovisión, su idiosincrasia, bien "del lado de acá"

      Abrazo!!

      Eliminar
  9. Donde se dibuja el límite, amigo Frodo en el que ese ser prototípico por el que empeñamos a veces nuestra vida misma, tras rumiados ideales y la utopía de un mundo mejor, se transforman en ese ocasional compañero de colectivo que con su intencionalidad primaria, su husmear ombliguista, su ansiedad por el mejor lugar obtenido en detrimento de lo que sea, sumado a nuestras turbias proyecciones que seguro injustamente lo amplifican nos dan muestra y espejo mismo de nuestra jodida condición humana? Aunque factor copresente en este relato donde el eje central es sin dudas la pérdida y posterior duelo de la Sube, sobre la que todo se hizo en pos de resucitarla, aproveché para apuntarlo ya que no es dato menor ese que sin dudas cae como interrogante sobre nuestro acontecer y derrotero político.
    En tanto y atento a lo técnico y literario, qué buen narrador resultaste?!
    No solo de pinturas vive el hombre.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, escuchá lo que decía el mismo Cortázar en esta entrevista:

      https://www.youtube.com/watch?v=1YolfrdzDx8

      Muy similar a lo que decís vos con otras palabras. ¡Sorprendente!
      En cuanto a lo técnico y literario, creo que son comentarios como el tuyo los que enriquecen las entradas. Qué bueno que te haya gustado, porque me es mucho más fácil expresarme pintando que escribiendo, la inspiración y las ganas para esto último no siempre se hacen presentes. Tengo muchos borradores.

      Abrazo grande!

      Eliminar