sábado, 31 de enero de 2015

Moris y el Himno a José León Suárez

“Yo hablaba de José León Suárez con conocimiento de causa. Andaba por ahí.
Iba mucho porque vendía productos químicos,
con una mano manejaba y con la otra escribía apuntes en un cuaderno”.
Moris


Sin querer Moris escribió el Himno al barrio de José León Suárez.
Ciudad de Guitarras Callejeras editado en 1973 es un discaso que está repleto de situaciones suburbanas, se habla de Campana, Luján, el Dock Sud, de bares, trenes y mendigos. Entre todos los temas hay uno que llama la atención por su larga duración y que describe a la perfección al barrio que me vio nacer, crecer y patear botellas de plástico (durante varios años).
El tema se llama “Muchacho del Taller y la Oficina” y es una especie de suite de casi nueve minutos que se puede dividir en tres partes.


Uno. Al principio Moris describe la vida en oscuros talleres y oficinas de manera desordenada, y pareciera un tanto apurado casi como recitando de improvisado. Por momentos le advierte al “muchacho” situaciones de hastío que no tienen remedio y para relajar le dejará frases cargadas de sorna.

¡Eh! Muchacho del taller y la oficina, esta canción, esta canción es para ti.
Está llegando ahora, en el éter de la radio, brilla afuera el sol de la ciudad. 
Aunque muchos te usan, muchos te escupen, muchos te usarán.
Encerrado entre máquinas de hierro, arrojado ahora en tu cárcel de hollín.
Y tu ídolo recostado en la pileta, te regala la alegría de vivir.
Aunque muchos te usan, muchos te escupen, muchos te usarán, uuaah
¡Eh! Muchacho del taller y la oficina, toma tu café y la obra social.
Escucha la canción de la libertad, ahora que tu jefe te está por llamar.
Ve a mirarte al espejo, ver tu cara de viejo tan orgullosa, asustada de nada
Estoy creando ahora la puerta de la fábrica. Estoy viviendo tu vida y la mía.
Donde está el albañil sonriente, donde está la mujer esperando
Dónde está el río podrido, el girasol solitario, dónde está la brutalidad


Dos. Totalmente contestataria. Como si fuera un Blas Parera (y su respectivo López y Planes) a ritmo de fanfarria pondrá de manifiesto entre sátira y cruda realidad la situación que se vivía. Agrego entre paréntesis una frase que los milicos prohibieron en los 70 y que dicen que se recuperó en una de las últimas remasterizaciones que se hizo. Yo no lo pude encontrar pero en vivo Moris suele cantar la frase.

En el asfalto de enero, comprando churros de acero,
estoy viendo como las luces se apagan y nos aplasta la guerra
(Estoy viendo campos de concentración forzada,
muchachos de veinte años sirviendo la casta armada).
Estoy pensando en salvarme para volver a enterrarme.
Pensando en salvarme para volver a enterrarme…


Tres. Sobre el final se va a ir poniendo cada vez más folk, ya más relajado por haber cantado las verdades, pareciera que nuestro cronista se dedicara tan solo a andar. Andar por el arrabal, narrar lo que pasa y zapar. Incluso cambia la entonación con la que se dirige al “muchacho”. Para sorpresa de uno de los amigos de esta casa (supongo que será una sorpresa) primero se hará mención a su barrio para luego llegar a JLS.

¡Eh! Muchacho, estoy en la calle cantando,
¿no me ves que estoy ahora cantando?
está como lloviznando en Hurlingham, oh, Hurlingham, oh.
Muchacho, ¿no me ves en la calle cantando?
ando parando y mirando,
ando subiendo a los trenes,
que tienen que llevarme muy pronto hasta Luján.
¡Eh! Muchacho, estoy en la calle cantando,
no me ves que estoy ahora cantando, ahora, ahora mismo cantando,
 pateando botellas de plástico, aspirando humo de camiones y chimeneas.
Estoy en José León Suárez, hay volcadores y camiones Petinari.
Mujeres rojas salen de los bares,
 ferrocarriles transportando pueblos con calor.
Estoy en José León Suárez, hay volcadores y camiones Petinari,
ferrocarriles transportando pueblos con calor…



Todo aquel que quiera revivir lo que vio Moris a principio de los setenta que vaya hoy a Suárez (si, allá a donde termina uno de los ramales del Mitre) y se dará cuenta que el tiempo pasa, las cosas cambian, pero otras esenciales siguen tal cual las describía un muchacho cuarenta años atrás. Decime si al escuchar este tema no te imaginas a Moris parando y haciendo la fila en Pancho Susy.

17 comentarios:

  1. Tengo respecto por Moris por haberse adelantado un año a Los gatos con su balsa. Rebelde de Los Beatniks es realmente el primer tema de rock argentino.

    Y es algo digno de destacarse lo que vos presentas. Y creo se le olvidó a Alfredo Rosso en una sección que tuvo en El falso impostor, sobre música y lugares. Sección en que mencionó a Paisano de Hurlingham, de Divididos.
    Así que tenés razón. Me sorprende.

    Te dejé un premio en mi blo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la última remasterización y reedición que se hizo el librito del disco "Ciudad de Guitarras Callejeras" cuenta con una entrevista que Alfredo Rosso le hizo a Moris y que es en este lanzamiento donde se rescataron los 16 segundos que en la Dictadura se habían suprimido. ¡Tengo que conseguir ese disco!
      Divididos además le dedicó a Hurlingham el video de Pepe Luí. Y no nos olvidemos de la Hurlingham Reggae Band.
      Ya voy para allá

      Abrazo!

      Eliminar
  2. que interesante.... me haces acordar a Manal relatando Avellaneda y otros lugares.... me gusta cuando hacen eso.... una forma de hacer justicia con barrios que son a veces olvidados o directamente ni mostrados...

    lo voy a escuchar tranquilo a la noche todo enterito.... y no te creas que me olvidé de ese paseo guiado de JLO por JLS ja.... abrazo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual. Incluso hay una versión de este tema en Obras que cuando llega la parte de JLS Moris dice algo así como "venía caminando por José León Suárez y me encontré a Javier Martinez (de Manal) que me dijo..." y ahi arranca el tema. Me encantan esos temas de Manal, ya voy a hacer algo con eso. Los Piojos y su Palomar/Ciudad Jardín tuvieron mucho de eso.

      Dale, el paseo cuando quieras. Ayer fui para JLS y sigue en pie con los mismos quilombos de siempre pero con trenes nuevos y una pileta municipal con un edificio que lo levantaron en tiempo record
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Buenísimo Frodo.
    Cuando chico viví en la calle Boulogne Sur Mer 666, unas cuadras después de la placita redonda.
    Eran otras épocas y hasta paseábamos siendo pibe de noche por el barrio sin problema alguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah no te la puedo creer. ¿Boulogne Sur Mer y Guido? ¿Boulogne Sur Mer y Necochea?.
      Yo vivía a la vuelta de la plazoleta. En Alvarado y Boulogne Sur Mer. Claro que si, en mi cuadra que era una cortada que daba a las vías me juntaba con mis 10 amigos (y algunos que se sumaban momentáneamente) y nos quedabamos hasta la medianoche sin drama.
      ¿Qué Daniel sos? Seguro nos vimos mil veces ¡y nos venimos a cruzar acá!

      Eliminar
    2. El hermano de Bochi. Ahora, yo nací en 1957 y viví allí hasta 1972.
      Tengo un lío bárbaro porque en el mapa actual veo todos los nombres cambiados. Boulogne Sur Mer es Cristobal Hicken (como era antes !). Yo estaría entre Obarrio y Berg que antes se llamaban de otra manera... Debería acordarme, pero... ibamos seguido al Club Juventud a jugar metegol.

      Eliminar
    3. Ah, sos unos cinco años más chico que mi viejo, que desde que nació vive allá, a 3 cuadras de donde vivías vos. Unos años después de que vos te mudaste por ahí fundaron la cancha de Central Ballester, yo llegué a conocerla, incluso ibamos a ver los partidos. Pero a mediados de los noventa la okuparon y tuvieron que hacer de locales en JJUrquiza.
      Mi viejo me dice que no sabe bien quien sos pero que seguramente conociste a toda la camada de pibes que seguía a la de él, que se juntaban en la Sociedad de Fomento Estrellas Unidas.
      Yo nací en el 83 así que conocí a JLS con los nombres actuales.
      Seguimos en contacto, cada tanto me daré una vuelta por tu blog.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. Con Moris me pasa algo particular. No me gusta como canta y en general las melodías me parecen rascas. Pero tengo una gran admiración igual por esto: es un tipo que siempre tiene cosas grosas para decir. Ningún tema suyo -al menos el puñado que conozco- es trivial. Me recuerda siempre a lo que decía Landriscina diferenciando "cantante" de "cantor". Cantante es el que tiene con qué, aunque no tenga por qué (cantar). Cantor es el que tiene por qué, aunque no tenga por qué.
    Según esta definición (que me encanta), Moris es un cantor, un verdadero cantor, por eso lo escucho con atención siempre.
    Alguna vez había escuchado este tema, o esta trilogía, allá lejos y hace tiempo y lo confirma, aunque no conozca JLS.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen definición Oso. Me parece que a Moris le daría una cuota chica de "cantante" al menos en la forma, la entonación, el clima que le da al canto. Aunque reconozco que técnicamente es tan limitado que es preferible escuchar lo que tiene para decir.
      Abrazo

      Eliminar
  5. ando desvelada te leo
    me gusta
    abrazo

    ResponderEliminar
  6. Vuelvo por tu blog tras una larga ausencia, lo echaba de menos
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto tenerte de nuevo por acá y de que vuelva tu blog.
      Saludos!

      Eliminar
  7. esperaba el relato por acá, para comentarlo... el del Demiurgo decía... salu2...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí (a los pedos por falta de tiempo) no quedé convencido y lo tomé como un borrador. Ahora que lo releí me gusta y también me gustaron los comentarios que recibió así que empiezo a quererlo... así como quedó.

      el tuyo no lo vi...¿salió?

      Abrazo

      Eliminar
    2. Un genio el Demiurgo, The Master of the Universe...si vos sos el enganche de los bloggers él es el 9 de área

      http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2015/02/este-jueves-un-relato-argumentos_20.html

      Eliminar