viernes, 14 de abril de 2017

Libros Marcados (Diario de un Genio)

Pasar por el Parque Rivadavia es siempre una tentación. Los libros susurran "acá estoy gilún, no te vayá". Hice saltar al billete agarrado y así recuperé el Diario de un Genio de Salvador Dalí, un libro que históricamente tuve y que por descuido de mudanza (o por turrito prestidigitador invitado a casa) desapareció de mi biblioteca. Esta vez, lo compré usado, para no quedar fuera del último grito de la moda, del ajuste.

El Diario... es un libro que recopila los pensamientos de Dalí desde 1952 al 64. Un diario llevado tal cual su forma de vida; inconexo, satírico, paranoico, delirante, obnubilado, detallista, genio. En esta re-lectura puse la lupa en el humor irónico del Genio (al que adhiero) por encima de sus historias del grupo surrealista o los detalles técnicos de sus obras, o las locuras de su fórmula paranoico-crítica.

Esto fue impulsado por el anterior (o los anteriores) dueños de este mágico objeto llamado libro de papel, quienes habían dejado su marca "a lo Dalí". Dedicatoria:
"En parte porque nos
En parte porque los genios también tenemos complejo de culpa.
En parte porque te quiero a diario.
En parte por la broma.
Así, tripartito, te dedico este libro".
Firma. VIII 96

No sería nada sorprendente encontrar una dedicatoria de un lector a otro.
Pero he aquí que recibí una gran sorpresa al ir páginas adelante... Es que esta dedicación tan seria, tan pretenciosa, deriva luego en segmentos subrayados o resaltados, y éstos son tan sólo ¡los detalles escatológicos! del Diario que, como sabemos, en Dalí cada tanto hacen su aparición. Me ha causado tanta gracia como sensación de desagrado. Acá van los mejores, pueden votar el que consideren una prosa verdaderamente bien cagada.


1 - Me tomé el surrealismo al pie de la letra, sin despreciar la sangre ni los excrementos de los que sus prosélitos nutrían sus driatibas. [...] Toleraron, hasta cierto punto, mis elementos escatológicos. Pero, en cambio, ciertas otras cosas fueron declaradas "tabú". Reconocía allí las mismas prohibiciones que en el seno de mi familia. Me autorizaban la sangre. Podía añadirle un poco de caca. Me autorizaban a representar sexos, pero no los fantasmas anales. ¡Cualquier clase de ano era observado en modo muy sospechoso! A las lesbianas les gustaba mucho, pero no, en cambio, a los pederastas.

2 - Llegó lo que debía llegar: Dalí, surrealista integral, que abogaba por una total ausencia de constreñimiento estético o moral [...] Yo reclamaba el derecho de hacerle crecer a Lenin nalgas de tres metros [...] Cada uno era libre de transformarse o de permitir que un tercio de su persona se transformara en pederasta, coprófago, virtuoso o ascético en el trance de sus trastornos digestivos o fosfenomáticos. El pervertido poliforme que yo había sido durante el período de mi adolescencia alcanzó un cénit histérico; mis mandíbulas trituraron a Gala, yo me enamoré de los anos podridos, cuanto más trascendentalmente amoniacales mejor. Los olores del cuerpo se convirtieron, por supuesto para mí, en litúrgicos. Los sentimientos humanitarios me velaban la eclosión de hediondeces y de éxtasis anales (sin anos), limpios o secos, lo mismo que los encogimientos viscerales dobles, triples o cuádruples.
El enigma de Guillermo Tell

3 - Como de costumbre, un cuarto de hora después del desayuno, me coloco una flor de jazmín detrás de la oreja y me dirijo al retrete. En cuanto me siento, hago una deposición sin apenas olor. Y eso, a tal extremo, que el papel higiénico perfumado y mi brizna de jazmín dominan por entero el ambiente. Este acontecimiento hubiera podido ser fácilmente pronosticable gracias a los sueños beatíficos y extraordinariamente placenteros de la noche anterior, que, en mi caso, anuncian indefectiblemente defecaciones suaves e inodoras. La deposición de hoy es, de entre todas, la más pura, si es que el empleo de este adjetivo resulta adecuado para el caso. Atribuyo este hecho, sin asomo de duda, a mi ascetismo casi absoluto, y vuelven a mi memoria mis deposiciones en la época de mis excesos madrileños con Lorca y Buñuel, cuando tenía veintiún años. Era una innombrable ignominia pestilente, discontinua, espasmódica, salpicante, convulsiva, infernal, ditirámbica, existencialista, escocedora y sanguinolenta comparada con la de hoy.
El farmacéutico del Ampurdán que no busca absolutamente nada

4 - Tuve una tía que sentía horror por cualquier escatología. El solo pensamiento de que podía dejar escapar un pedo le llenaba los ojos de lágrimas. Ella cifraba toda su honra en el hecho de que nunca en su vida había echado uno.

5 - Esta mañana, defecación excepcional: dos pequeños excrementos en forma de cuerno de rinoceronte. Una deposición tan poco abundante me preocupa. Habría creído que el champán, tan poco habitual en mis costumbres, me habría producido un efecto laxante. Pero, antes de dos horas, debo volver al retrete donde por fin evacúo normalmente. Mis dos cuernos de rinoceronte correspondían, pues, al final de otro proceso. Volveré sobre este asunto de primordial interés.
Joven virgen autosodomizada por los cuernos de su propia castidad 

6 - Con motivo de un pedo muy prolongado, en verdad, demasiado prolongado y, seamos sinceros, melodioso, que dejo escapar al despertarme, me acuerdo de Michel de Montaigne. Este autor nos informa que San Agustín fue un célebre petómano que conseguía ejecutar partituras enteras.

7 - Esta mañana, mientras me encontraba en el retrete, me ha asaltado una intuición genial. Por otra parte, mi deposición era a primeras horas increíblemente fluida e inodora. Me preocupa el problema de la longevidad humana [...] Mi intuición me dice que, si se lograra dotar al excremento humano de la fluidez de la miel, la vida del hombre se prolongaría, dado que el excremento (a juicio de Paracelso) es el hilo de la vida, y cada interrupción o pedo, no es otra cosa que un minuto en la vida que se desvanece.
Galatea de las esferas 

43 comentarios:

  1. Yo voy con la 5, la de los cuernos de rinoceronte.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que el viaje de estudios de mi Insituto lo hicimos a Los Pirineos Franceses, para luego bajar a Tarragona y visitar el Museo de Dalí. Me llamó la atención absolutamente todo. Recuerdo que había una habitación done había una mirilla y através de ella se veía el interior lleno de plantas, un maniquí acostado en una cama y luces verdes.... De los cuadros, me quedo con el último. Galatea de la esferas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un viaje de estudios Éowyn, ¡muy bueno! no como los míos que eran a la fábrica de Fargo.

      Abrazo!

      Eliminar
  3. La carga científica de la 7 la hace sublime. Hay un concepto de ciclo, de pulso y medición no muy lejos de los bioprotocolos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ud. es el que sabe Moscón, rozando la redundancia lo anoto con el 7.
      Abrazo!

      Eliminar
  4. LA SINFÓNICA DE PEDOS. LA 6. FULLL POST.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, Ud. debe tener un alma musical ReltiH.
      Un poroto para el 6.

      Abrazo!

      Eliminar
  5. ah, pensar que "mi dalí" personal es aquel a quien Lorca (enamorado) le dirige estas palabras. "Haces bien en poner banderines de aviso,
    en el límite oscuro que relumbra de noche" y yo me imaginaba a Dalí poniendo banderines en la puerta de su casa, para que Lorca lo encontrara. En cuanto a lo escatológico me da una verguenza vieja que no tengo para hablar de lo puramente sexual. Si un enamorado me hubiera subrayado esas frases le hubiera dicho"rajá turrito rajá ¿nocierto? como Ergueta le dice a Erdosain.
    ni siquiera tiene la excusa de hablar de sexo anal.
    Cacas? por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no podía ser de otra manera, bonitas palabras las de Lorca. Y la frase que Arlt nos dejó en boca de Ergueta son (creo que Ud. lo dijo en algún momento) para estampar en una remera.
      Fue una sorpresa asquerosa y graciosa, sensación rara, encontrar esos subrayados. Hay de todo en la vida del Sr.
      Beso Nilda!

      Eliminar
  6. Estoy disociado con Dalí. Para mi gusto está en el podio de los mejores pintores de todas las épocas, pero no lo banqué nunca como persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí fue el mejor de todos, mejor que los Renacentistas. Conceptualmente las de Magritte me gustan más, pero este tipo pintaba "de otro planeta".
      En la misma proporción su locura, un tipo muy jodido. Pero así como tiene esos puntos que extraje, da detalles muy interesantes acerca de las obras de arte en su Diario.
      Abrazo Daniel!

      Eliminar
  7. Dali a AÑOS LUZ del resto de los pintores modernos, INCREIBLE, es mi favorito, hasta leer el post desconocia el diario, Gracias.
    Salu2 Admira2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos Javier. Además de pintar a "años luz", pintó muchísimo. Fue muy prolífico.
      Tiene varios libros. Este Diario... es como una continuación de "La Vida Secreta de Salvador Dalí" (no se si entre ambos editó otro)
      Un gusto esa admiración
      Abrazo

      Eliminar
  8. encuentro hoy este blog y no ha podido ser en una entrada más espectacular. Todo un genio, don Salvador, incluso en la hora de defecar. Me quedo con la afirmación quinta, por su ironía. Me parece genial. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marcos, y bienvenido. Le anotamos dos a la quinta.
      Ya te agrego entre los "blogs amigos"
      Abrazo!

      Eliminar
  9. Está claro que Dalí es un genio, pero no elijo a ninguna de las frases.
    Me gusta la pintura de la joven autosodomizada. Es algo provocativo y es una obra de arte. Y seguro que tiene puntos de fuga, es algo que me está obsesionando, todo un desafío saber usar puntos de fuga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta observar los puntos de fuga, observá los cuadros "Cristo de San Juan de la Cruz" y "Curpus hypercubus" (del cual habla muchísimo en su Dario... a la vez que lo realizaba).
      Dos puntos de vista muy diferentes con sus respectivos puntos de fuga.
      Abrazo!

      Eliminar
  10. Prefiero mirar los cuadros!!!!! Gracias porque aprendí algo de Dalí que no sabía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus cuadros es lo más importante. Al leer el Diario... me di cuenta que tenía una excelente prosa también. Y da muchos detalles técnicos de sus obras y de la locura con que fueron realizadas.
      Beso Gra!

      Eliminar
  11. Desconozco de pintura en profundidad, pero los únicos dos que me "llegan" son Dali y Van Gogh... No soy original pero si sincero...

    Que fijación con lo escatológico ja... En la entrevista mas famosa que se ve en YouTube noté que no estaba tan loco ni era tan egocéntrico... Era un buen vendedor de su locura 😏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo, sinceridad.
      La fijación fue tanto de Dalí como del que me marcó el libro. Creo que era un excelente vendedor de todo. Hasta la firma la convirtió en objeto de venta. En el Diario... cuenta que Breton, reacomodando las letras del nombre Salvador Dali lo apodaba "Avida Dollars", sediento de dinero.

      Abrazo JLO!

      Eliminar
  12. Grandioso sos me has hecho sonreir con la defecación
    Me siento libre cuando escribo pero nunca llegué a ese desatino adornado de flores......
    Muy bueno tu texto
    tiene sabor
    a la filosofía que estudiaba en Mardel Plata cuando tenia trenzas y mascaba chiclets de menta todo el dia... Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te haya hecho reír y haberte traído esos recuerdos de Mardel.
      Muchas gracias Recomenzar!

      Eliminar
  13. Todos le tenían envidia a Dali porque tomó el surrealismo y lo volvió un negocio para él mismo. Lo hizo antes de que apareciera el nabo de Warhold y arruinara el arte con ese bazofia del pop... Y se llenó de guita, Dali, y vivió bien, y la pasó como un duque, y como el resto de los surrealistas lo miraban de afuera, les daba envidia.

    Larga vida a Dali, aunque se haya muerto.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien queda ese nabo de adelante de Warhol. Pero fue otro que supo ver el negocio, o al menos hizo eso antes que otro.
      Larga vida a los cuadros de Dalí, sí Sr. J.

      Abrazo!

      Eliminar
    2. Pero Dalí no arruinó el negocio, el otro sí.

      Saludos,

      J.

      Eliminar
  14. Por otro lado, mejor libros marcados que no las cartas.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez haya más libros marcados, cartas callejeras seguro. Tengo un par de secretarios que laburaron mucho estas últimas semanas, ya estamos como para la próxima entrega...

      Eliminar
    2. Cuando me toca un libro marcado discuto con esas marcas, entonces lo remarco para el próximo que lo tenga en sus manos. Marcas de marcas de marcas.

      Saludos,

      J.

      Eliminar
    3. Entonces ojalá algún día ligue algún libro que haya pasado por sus manos J. Sería muy divertido, y una futura entrada aquí.
      Abrazo!

      Eliminar
  15. Hola. Hace aproximadamente un año asisití a una exposición sobre Salvador Dalí en compañia de una buena amiga mía, quizás pueda compartir algunas fotografías en un futuro cercano en mi blog. De momento puedo decir que desconocía de la existencia del diario.

    Algunas características de la obra de Dali que me llaman la atención son las muletas y los cajones presentes en varias de sus obras.

    Disculpa por reaparecer de nuevo de la nada, como Mona Simpson, después de tanto tiempo de ausencia.

    Saludos y excelente día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por haber sido nulo en todos estos meses me debes... a 80 centavos la ocasión, más intereses y recargos... jajaj
      Qué bueno tenerte de nuevo por acá Sergio.
      Me encantaría ver esas fotos y ver renacer tu blog.
      Dependiendo la época se le daba por diferentes objetos. Como bien decís, a veces eran los cajones o las muletas, otras los relojes, y, en la época del Diario... eran los cuernos de rinoceronte.

      Abrazo grande Sergio! Excelente día para vos también
      ¡Hojas de hierbas mis polainas!

      Eliminar
  16. Un puto Dios, además de un genio, es lo que era este señor. Es uno de mis artistas favoritos de siempre y, aunque no soy un experto, sí que lo estudié bastante de joven -tanto sus obras, como su vida, como sus pequeños pasitos en el cine- sin llegar a conocer sus manías escatológicas, oye xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje grande Holden!
      En el Diario... habla bastante de lo qe hizo en conjunto con Buñuel (a quien aprovecha para defenestrarlo un poco), y desarrolla la idea de un guión que le estaba dando vueltas a la cabeza, una película que iba a filmar (no se si llegó a hacer algo porque era una locura), llamada "La carretilla de carne"
      Abrazo!

      Eliminar
  17. Un tipo singular y único. Esa obsesión por los retretes quedó reflejada en un proyecto, que quedó en nada, de la adaptación a la gran pantalla de "Dune", en la que Dalí tendría un pequeño papel sentando en un trono en forma de retrete que diseñaría el mismo. Lástima que aquello quedara abandonado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buen dato Pepe! no puedo creer que haya quedado abandonado. Hubiese sido la imagen perfecta para ilustrar esta entrada.
      Muchas gracias. Abrazo!

      Eliminar
  18. Ay, el parque Rivadavia... yo solía comprar libros en el parque Palermo que formaba parte de mi ruta habitual de paseo: la Recoleta, Avenida Centenario... Dalí es del Ampurdán como yo (Nací en L´EScala, pueblo famoso por sus anchoas) Los ampurdaneses tenemos fama de estar algo locos por la influencia de la Tramontana, un viento muy fuerte que nos visita con frecuencia. Dalí era muy escatológico, por eso fue a pedir la mano de Gala con un traje de lino blanco manchado con excrementos de cabra. Algo así sólo podría hacerlo un ampurdanés.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindo recorrido.
      Sabía que ambos (vos y Dalí) eran de Cataluña pero no sabía que exactamente del Ampurdán. Esa pintura que puse sobre "El farmacéutico..." me hace mucha gracia su título, porque decía Dalí que todo el que la veía le preguntaba qué estaba buscando el tipo.
      No sabía eso del Tramontana (ahora entiendo por qué existe ese gusto de helado, ja, y ¡cuánto aprendo de mis comentaristas!). Lo intuía igual por una canción de Serrat, pero nunca me digné a investigarlo.
      Desconocía esa historia de cuando pidió la mano de Gala. ¡Una locura!
      Abrazo Borgo!!

      Eliminar
  19. tus comentaristas, Leo, justifican lo escatológico. Circule, señor, circule, que tiene olores...

    ResponderEliminar
  20. ampurdanés! primero: suena como de la india.Segundo: futurama y las anchoas. Tercero, las anchoas tapan el olor de todo lo demas.
    cuarto: que rico las anchoas. Venga señor con la ropa limpia y un frasquito de anchoas y le doy la mano de mi hija.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No bardeé a mis comentaristas señora. ¡Seguridad! por favor, me saca esa señora de la sala.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. A mí también Dyhego, se me había pasado tu comentario.
      Abrazo!

      Eliminar