"También ríen en los charcos los inmundos renacuajos cuando rozan el plumaje de algún cóndor que cayó" - Mis harapos

PUBLICIDAD- Mi otro Blog: Recortes Redondos

PUBLICIDAD- Mi otro Blog: Recortes Redondos
Colección de todo lo que tenga que ver con los Redonditos de Ricota

domingo, 26 de julio de 2020

La sutileza de un apodo en Cronopios

Nuevo hallazgo. Un recuerdo que me asaltó. 
Del libro Historias de Cronopios y de Famas, de Julio Cortázar. Recorto lo que nos interesa aquí:



ETIQUETAS Y PRELACIONES


Siempre me ha parecido que el rasgo distintivo de nuestra familia es el recato. Llevamos el pudor a extremos increíbles [...] . Los sobrenombres, por ejemplo, que se adjudican tan desaprensivamente en el barrio (X) , son para nosotros motivo de cuidado, de reflexión y hasta de inquietud. Nos parece que no se puede atribuir un apodo cualquiera a alguien que deberá absorberlo y sufrirlo como un atributo durante toda su vida. Las señoras de la calle (Y) llaman Toto, Coco o Cacho a sus hijos, y Negra o Beba a las chicas [...] otros rebuscados y espamentosos como Chirola, Cachuzo o Matagatos, abundan por (Z) [...].
Bastará citar el caso de mi tía segunda. Visiblemente dotada de un trasero de imponentes dimensiones, jamás nos hubiéramos permitido ceder a la fácil tentación de los sobrenombres habituales; así, en vez de darle el apodo brutal de Ánfora Etrusca, estuvimos de acuerdo en el más decente y familiar de la Culona. Siempre procedemos con el mismo tacto, aunque nos ocurre tener que luchar con los vecinos y amigos que insisten en los motes tradicionales. A mi primo segundo, el menor, marcadamente cabezón, le rehusamos siempre el nombre de Atlas que le habían puesto en la parrilla de la esquina, y preferimos el infinitamente más delicado de Cucuzza. Y así siempre.




Anteriormente, en FrodoBlog:

75 comentarios:

  1. Aquí en los pueblos se usaban mucho incluso hay gente a la que nunca he llegado a saber como es su apellido verdadero.

    Sludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erik.
      Por lo que me cuentan todos los amigos de esa otra orilla, así es. Por acá eso parece que se perdió apenas bajaban de los barcos.

      Saludos!

      Eliminar
  2. La grandeza de los apodos se da cuando el paso del tiempo los convierte en señas de identidad familiar, como si se tratara de un blasón verbal que señala a una estirpe concreta y que todos aceptan con naturalidad.

    En mi pueblo la gente no se presenta con el apellido tal o cual sino con el nombre de pila unido al nombre de la Casa de la que procede que, en alguos casos, surgió de un apodo.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que más me sorprende de los comentarios que llegan desde allá. Acá no sucede, los apodos son simplemente para cargar a alguien, para hacerle burla o para distinguirlos, pero no con un sentido de Casa, de Familia.

      Tal vez si tu padre se llama Felipe, te llamen Felipito, pero es con un sentido de risa, de gracia, si eso sucede.

      Abrazos Una Mirada...

      Eliminar
  3. Qué gran libro de Cortazar. En realidad grande Cortazar.

    Como dice Erik, por estos lares los apodos son/eran frecuentes en los pueblos y no tan pueblos, tanto asi que si preguntabas nadie sabia sus auténticos nombres.
    Tenia un conocido que llamaba a todas las chicas cari y un dia me contó por qué, para no meter la pata y llamar Ana a Rosa o Teresa a Pilar.

    Besos, Frodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genio, Cortázar. Este libro parece que lo hizo jugando con las palabras... jugando más que en otros de sus libros.

      Lo que dices, al igual que Erik, me resulta asombroso.

      Besos cari... eh digo, Prozac!

      Eliminar
  4. Los motes y apodos son ya casi un arte perdido jeje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada tanto reaparece una muestra de ese arte.
      Abrazos, Victor!

      Eliminar
  5. Lo recordé al leer el título.
    Muestra de ingenió de Cortázar.
    Alguna vez fue mencionado por Dolina, quien aludió al apodo de la tía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Cada tanto el amigo Dolina hace mención a "la tía de Cortázar".
      Genio julio.
      Abrazos Demiurgo

      Eliminar
  6. Es genial esto de los apodos, aquí en España se utilizaron mucho en tiempos de antes ahora no tanto eso sí en los pueblos si quieres saber de quién es alguien pregunta por el apodo y te lo dicen, aún los mayores lo siguen conservando y estos pasa a los hijos y nietos . Aunque en la actualidad ya no se utilizan tanto.
    Lo de tu tía me ha parecido genial ajajjaj espero que la mujer no se moleste. Un abrazo Frodo, un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campi, por lo que veo en todos los comentarios que llegan de allá, podemos confirmar eso.
      ¿Le estás diciendo Culona a mi tía?... en todo caso es la tía de Cortázar, o del sujeto de enunciación del libro de Cortázar jajajaja

      Abrazos!

      Eliminar
  7. Yo soy en mi pueblo Domingo el de los cochecillos...También me dicen Miguel en honor a mi padre. En mi pueblo hay apodos sorprendentes como por ejemplo "picha corta" o "barremesas"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a consultar cómo se llegó a esos dos últimos apodos... por las dudas.
      Lo de Miguel es interesante, aunque yo hubiese creído que te dirían Miguelito.
      Domingo el de los cochecillos, nos quedamos con ese.

      Abrazos Buscador!

      Eliminar
  8. eso es herencia de los Españoles, Genios a hora de apodos y de JAMON.

    SAlu2 apoda2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así parece, Pensando.
      Todos me responden que allá se usaban mucho en generaciones anteriores.
      ¡Y nosotros apenas caían en el puerto le poníamos "Gallegos"!

      Salu2 etiqueta2

      Eliminar
  9. hay algunos que son obras de arte y otros que se lo llevan con cierta dignidad a pesar de ser ofensivos ja...

    en le rock dicen que Pappo ponía buenos sobrenombres...

    a mi hasta hace poco me seguían diciendo Noni porque para hacerme dormir me cantaban: noni, noni, noni... increíble mi familia jaja... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía lo de Pappo, pero tenía el sentido del humor necesario para que sea cierto.

      Tu apodo es genial. De jugador de fútbol medio lerdo. De arquero que no sale.

      Abrazos Noni!

      Eliminar
  10. La literatura de Cortázar provee hallazgos a cada relectura. Se hace realidad que aquella máxima para Charlie Parker en El Perseguidor ("Esto lo estoy tocando mañana") se hizo realidad en su propia literatura... "Muchas de sus páginas Julio las escribió mañana..."

    Abrazazo, Frodo. Certero hallazgo esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así como luego de Casa Tomada le hicieron ver a Cortázar que podía tener un sentido personal con su exilio y su reacción al peronismo, en el Perseguidor uno siente que en realidad está hablando de sí mismo cuando ese Perseguidor es en realidad Perseguido. Cuando ese Charlie Parker se convierte en nuestro Cortázar.

      Abrazazo, Carlos.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  11. Pues sí, son apodos bastante más cuidados. Los eufemismos pueden resultar más hirientes. A las cosas es mejor llamarlas por su nombre.

    Yo todavía intento entender el porqué de los apodos de mi familia (de ésos que se heredan en los pueblos)

    Siempre es un placer leer algo de Cortázar

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alís ¿Te parece que ánfora etrusca es más hiriente que culona? Te pasamos entonces el documento de Cortázar para que lo firmes al pie.
      siempre un placer.

      Intento entender eso mismo. Me resulta muy raro.

      Besos

      Eliminar
    2. Frodo, los eufemismos siempre dan lugar a distintas interpretaciones, que podrían ser "buenas" o "malas". Culona es culona, no hay vuelta atrás. Si me lo dicen, una vez encajado, sigo adelante. Con ánfora etrusca podría pasarme horas y horas intentando descifrar qué me han dicho exactamente. Y, en mi caso, que soy mi peor juez, podría llegar a ser más ofensivo o deprimente, sí.
      Prefiero que me digan las cosas claras, aunque obvio que hay contextos para dar cabida a la poesía.

      ;)

      Besos

      Eliminar
    3. Entiendo Alís.
      Pero prefiero que me digan Ánfora Etrusca y quedarme pensando "¿qué me querrán decir?" y no que me llamen Pantriste, como me han apodado alguna vez en un nefasto foro. Ja!
      Pero entiendo que vos prefieras que sean directos.

      ;)

      Besos

      Eliminar
  12. Me sorprende la sensibilidad social que tiene Julio Cortázar. Está dispuesto a discutir los hábitos del apodo de alguien en un área determinada.

    Esto no está disponible en el área donde vivo. Pero en otras regiones he escuchado seudónimos usados ​​para llamar a alguien. Por lo general, los jóvenes lo hacen, el objetivo es familiarizarse con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que miraba la realidad desde otra perspectiva. De ahí su literatura mágica.

      ¿Cuando en la región que vives quieren llamar de manera amistosa a alguien cómo se le llama? ¿Y cuando quieren hacerle chistes con su nombre?
      O es una costumbre que allá no existe

      Abrazos Himawan

      Eliminar
  13. je, yo salí con "la culona"...
    :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir de hoy lo autorizo a que la llame bruscamente Ánfora Etrusca

      Eliminar
  14. y en otro momento te cuento como me decían en la infancia, a los seis o siete. apodo contra el que luché cuatro o cinco años, hasta la transformación...
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. f, no podés arrojar la mano y esconder la piedra.
      Ahora el pueblo quiere saber...

      Eliminar
  15. una anécdota del colegio.

    estaba yo en tercero o cuarto de primaria, no recuerdo muy bien, cuando a la hora del recreo se me acerca gómez, a quien conocía muy bien porque desde niños vivíamos en el mismo barrio, y muy preocupadamente me dijo:

    -por favor, no le digas a nadie en el colegio sobre cómo me dicen en el barrio.

    y aunque a mí jamás se me ocurrió llamarlo así, lo tranquilicé diciéndole que no se preocupe. y así fue, cada vez que tenía que tratar con él lo llamaba por su apellido.

    él era de corta estatura y algún ocurrente lo "bautizó" en el barrio llamándolo "medio pedo".

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja qué grande el "medio pedo" Gómez
      Lo salvaste guardando ese secreto.

      Si hubiese tenido un hermano alto, ya sabemos cómo le dirían.

      Abrazos, Draco!

      Eliminar
  16. Me encantó el libro. Recuerdo que nos pasamos riendo con mi familia y catalogando a todos los que conocíamos entre cronopios y famas.
    Cortázar es Cortázar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es genial, Karin. Y no te olvides de las Esperanzas.
      Abrazos

      Eliminar
  17. ...risas...Ya se ve que son bien "sutiles".
    Muy original eso de "Atlas" y "Anfora etrusca"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Alí.
      Son apodos con conocimiento en mitología y etnología. Un crack.

      Abrazos

      Eliminar
  18. Tenía en la escuela un par de amigas con un trasero generoso y les decían "Monclova" [Monclova, Coahuila], alguna vez ellas se quejaron con el director porque no entendían el por qué y ellos terminaron diciendo que de ahí son los altos hornos y así, se da mucho aún en la actualidad los sobrenombres.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mujer de Negro, ¡Altos hornos! jajaja
      Los mexicanos son muy buenos para poner sobrenombres, al menos así lo acreditan Chespirito, Cantinflas, y algunos mexicanos que he conocido.
      Abrazos!

      Eliminar
    2. Mírame a mí, "La mujer de negro", aunque se le ha añadido según dónde me coloque, "La mujer de negro de las jardineras", por ejemplo y algún otro que me reservo en torno a mi piel blanca y mejillas rojas
      Otro abrazo, Frodo

      Eliminar
  19. El Cid Campeador, El Rey de los Hunos, "El 10", El Cholo, de todos ellos y muchos más como ellos, creo que jamás sabré su nombre aunque sí puedo decirte que la Culona hay muchas más que se llaman así. Bromas aparte, recuerdo que un día dando una clase postgrado en la Escuela de Aparejadores de Granada, les dije mi nombre a los alumnos al principio de la sesión, al cierre de la clase, escogí a cinco alumnos que confiné en un cuarto de aseo a mi espalda. Previamente les pregunté si recordaban mi nombre y les di cinco minutos de encierro para que se pusieran de acuerdo. Cumplido el plazo, salieron y tras un clamoroso silencio inicial, uno de ellos, (fue una chica, como no), me dijo: Tenemos el nombre ... "Enrique el Cachondo". Ninguno recordó mi apellido, pero hubo de los asistentes que pidió la palabra y expuso su razón: "Ese olvido, que ahora ha contagiado a mis compañeros, es el mismo que obligó en su tiempo a la creación de los apellidos". Acabamos todos tomando cervezas.
    Hay cosas importantes, llamarse Rodigo Díaz de Vivar, no. Ernesto Rafael Guevara de la Serna, tampoco.
    Un abrazo, amigo Frod y disculpa mi extenso comentario, hoy es un día feliz, después de un mes en los SPAs de la Salud, he vuelto a casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique, me alegro que hayas vuelto a casa y que andes con ganas de contar anécdotas graciosas. Te felicito por el apodo que te dio la chica.
      Supongo que tiene razón el asistente que comentó lo de los apellidos. En alguna cultura una persona puede tener diferentes nombres a lo largo de su vida, dependiendo de su actitud, su oficio o lo que sea más fácil recordar para los otros.

      Abrazo grande!

      Eliminar
  20. En la escuela me conocían por "Spock" por mis orejas puntiagudas. En la colimba me llamaban "Soldado caricaturas", a saber porqué...
    Abrazos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Spock! jajaja ese es bueno.
      Y recuerdo que en tu familia también te llamaban... ¿Frijol?
      Lo de soldado caricaturas te damos un lápiz y se explica solo.

      Abrazos Borgo!

      Eliminar
  21. Holaaaaa Frodooo!!
    Que buen texto!! Genio Cortazar!!
    Hay que tener un buen ojo para poner apodos, la gente de antes lo tenian.
    Mis hermanos me cargan con "Marixa Balli" dicen que me parezco ; y varios en la calle me lo dijeron, yo feliz jaja!!
    Besoooo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marixa!
      ¿Te acordás del video con los Auténticos Decadentes? Un clásico.
      Unos genios tus hermanos jajaj

      Besoooo!!

      Eliminar
    2. Si me acuerdo de ese video; muchas canciones donde participo Marixa Balli; se usan en cumpleaños y casamientos; siempre era el centro de las risas; Te acordas "Te ves Buena" de Clerico con Cola jaja y La Cachaca jajaja; son temas que no faltan en fiestas.
      Besoooo

      Eliminar
  22. En los pueblos se estila mucho hasta el punto que los herederos siguen con el mismo mote o apodo y la familia entera pasa a llamarse así "los culones", por ejemplo, jajajaja.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique. Eso me han dicho todos tus coterráneos. Uds serían "los fotógrafos"

      Abrazos!

      Eliminar
  23. Otro tema. No sé si hiciste alguna entrada sobre Tarja Turunen, la ex cantante de Nightwish, si no lo hiciste, deberías.
    Está casada con un argentino, vivió en el país. Y por eso se hizo fanática de San Lorenzo. Hasta hay fotos en que tiene la camiseta puesta. Una soprano metalera.

    ¿Que tal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Demiurgo. Tendría que hacer una entrada sobre ella y San Lorenzo.
      Confieso que Nightwish no me gustaba para nada, pero cuando me enteré de eso le encontré algo a las canciones jajaja
      Es un caso parecido al de la actriz Francesca Curran, la de la serie Orange is the New Black.
      Tendría que hacer una entrada de todos estos personajes fanáticos de San Lorenzo.
      Y de mi amigo haitiano Jean Max, que ahora vive en Miami. Enfermo por el Ciclón.

      Voy a pensar qué hacer. Muchas gracias
      Abrazos

      Eliminar
  24. Aquí se usaban sobrenombres en los pueblos.
    Pero como un genérico familiar, o sea, todos los descendientes de esa familia eran conocidos por su nombre más el añadido correspondiente, o sea por ejemplo " Luis de casa pepino", o sea también estaba su hermano, inventado eh, "Antonio de casa pepino".
    En la ciudad no se suele usar sobrenombres, bueno, en al ámbito de la delincuencia sí... pero entre los no delincuentes no.

    Saludos.

    Ya he aprendido a comentar en tu blog... no hay que leer y escribir enseguida, hay que esperar que acabe de cargar tu página web porque si escribes antes todo desaparece.
    Supongo que tiene mucho contenido multimedia y por eso tarda mucho.
    Te lo digo que seguro que le pasa a otros que te comentan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dice Toro; sabes las veces que comentaba y se me borraba automaticamente jaja. Pense que solo a mi me pasaba 😊.
      Hay que esperar que se cargue hasta el videito de "Juan" el que le gussssta el arrrrte (leanlo asi)
      Otro besoooooo

      Eliminar
    2. Toro, Grace, gracias por avisarme. Ahí eliminé todo lo multimedia (excepto uno).
      Espero que ahora sea más dinámico.

      Cualquier cosa me avisan, no tengo problemas en volar todo lo de la barra de los costados, como acabo de volar a Juancito el fan de Linnnierrrrsss y todo lo que andaba molestando.

      Eliminar
    3. Toro, me hace gracia pensar que pueda ser real Casa Pepino.
      Y mucha más gracia caer en la cuenta que gente que dice no estar en la delincuencia llevan buenos apodos.

      Eliminar
  25. Me recordó cuando estudiaba la historia de Francia. Está llena de reyes y duques con apodos: "el calvo", "el gordo", "el simple", "el temerario", "el cabezón", "el loco", "el justo", "el bien amado"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no eran muy sutiles...

      Eliminar
    2. Hola Jenofonte, me gustaría conseguir un texto que aborde esta cuestión. Si conocés algún ensayo o algo no dejes de avisarme.

      No eran sutiles pero tenían ese poder de resumen necesario. Me causa gracia en los reyes el de Felipe "el hermoso", hay uno que es "el hechizado", otro "el leproso" o también "Pepe Botella"

      Abrazos

      Eliminar
  26. Los apodos de los antiguos royals lo que cuentan es el poderío o decadencia de sus partidarios, así se trate de motes que los engrandecen o los desprecian… Isabel de Castilla, la que luego sería llamada Isabel la Católica, no estaba destinada a ser reina; era la hermana del rey Enrique que, a su vez, tenía una hija y heredera. Pero los nobles castellanos decidieron que la reina había de ser Isabel -imagino que la consideraban más manejable- así que empezaron a chismorrear que la hija de Enrique no era legítima sino hija de los amoríos de la esposa de Enrique con el caballero Beltrán de la Cueva, y así, empezaron a llamar al bueno de Enrique con el mote de el Impotente, que es con el que ha pasado a la historia. Y, obviamente, no fue la hija de Enrique la que reinó sino Isabel, gracias a las malas artes de sus seguidores.

    Ocurre lo mismo con el conocido como Pepe Botella, el rey José I, hermano de Napoleón Bonaporte. Con el apelativo de Botella se pretendía acreditarlo como impenitente borrachín, pero hete aquí que el hombre no bebía… Otra cosa es Carlos II, llamado el Hechizado, que resultó ser un apodo muy benévolo porque el hombre nació maltrecho -no se tenía en pie- y con graves discapacidades debido a toda la consanguineidad que acumulaba en sus genes, pero había que presentarlo como un desdichado rey al que se había embrujado… Hasta lo casaron, y todo pese a saberse que era imposible que pudiera mantener relaciones íntimas normales. Pero había que dar el pego ante las cortes europeas que hacían sus cábalas para poner a algún príncipe francés o austríaco en el trono español…


    Salud.

    ResponderEliminar
  27. Respuestas
    1. Se agradece la contribución Una mirada...
      Conozco esas historias pero por momento se me entrecruzan, olvido unas, me aclaran otras, encuentro un eslabón, pierdo una anécdota.
      Al amigo Dolina en su programa de radio le encanta contar todo esto.

      Pasamos la gorra entre los que lean. Lo que se recauda lo enviamos hacia Huesca.

      Abrazos!

      Eliminar
  28. ¿Qué tal "Apodos de los reyes de España" de José María Sole?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impecable, Jenofonte. Me lo agendo.
      Voy a ver cómo puedo conseguirlo

      Eliminar
  29. ¡Hola, Frodo! He leído alguna cosilla de Cortázar y me gustó especialmente este fragmentito que escogiste: los apodos muchas veces muestras el cariño que tienen las personas con nosotros.
    A partir del nombre del Dafne, suelen llamarme Daf, Duff, Daphne... En el blog también hay quien me llama Sidne jajaja
    Un besazo :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Dafne!
      Llamarte Duff es muy tentador, por los Simpson.
      Pero creo que me gustaría más hacer honor al significado en nuestro idioma.

      Besos, Laurel :)

      Eliminar
  30. Cierto, cuanto más se piensa un apodo peor cae, siempre hay que ir por lo fácil, lo sencillo, lo fácil de reocorda.
    Sigamos al gangoso.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja podía haber sido algo más sutil: Le Nasale

      hice bien en apodarlo a usted, J con el adjetivo.
      Abrazos Diabólico!

      Eliminar
  31. A vueltas con todo lo que se lleva dicho, conviene recordar que el origen de muchos apellidos actuales se debe, precisamente, a algún mote de nuestros antepasados (Moreno, Rubio, Cano, Calvo... Hay múltiples ejemplos).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo gracioso en esos casos es, por ejemplo, cuando Rubio es negro, o Calvo peludo.

      Muchas gracias Juan, abrazos!

      Eliminar
    2. Recuerdo un personaje de historietas, el Negro Blanco, con una hermana menor llamada...Morena.

      Eliminar
    3. Ja, la recuerdo ahora, la tenía olvidada. Era de Carlos Trillo.
      Abrazos Demiurgo! Gracias

      Eliminar
  32. Ánfora etrusca, qué buen apodo. Aguante Cortázar, tengo que leer Historias de Cronopios y de Famas.
    Nada como un buen apodo como para crear leyendas vivientes, levantar por las nubes el ego de alguien o destruirle el autoestima a la pobre tía. Buena selección. Un abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pasó Cortázar.
      Se agradece Cyn.
      Abrazo a la distancia, a cuidarse

      Eliminar
  33. Me había perdido esta entrada...
    Uno de mis libros favoritos, sin dudas.
    Hasta los 15 años nunca tuve un sobrenombre o apodo... hasta que una mañana entré a la clase de “Derecho Civil” y la profesora empezó a explicarnos todo lo relativo a las leyes sobre los nombres. Cuántos podían ponerse; si eran ridículos o menos... y así no tuvo mejor idea que utilizar un ejemplo. Un panadero español, con típico apellido gallego (que tenía mucho que ver con su oficio), después de mucho tiempo y deseándolo, tuvo una hija y no dudó un segundo en llamarla “Pura”... desde ese día, gracias a la falta de memoria de mi profe, que olvidó que yo llevaba ese mismo apellido, mis simpáticos compañeros comenzaron a llamarme “Purita”...

    ...no te cuento cuando un año y medio después quedé embarazada 😛

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alma! ¡Toda una profecía de la de tu profe!
      jajaja y vos qué honor le hiciste!

      Esos apodos quedan marcados a fuego... de horno de panadero.

      Besos Purita!

      Eliminar

El que pasa y no comenta, tiene un sapo en la croqueta